OPINIÓN

Nada como tener a la mano a un juez mañoso

Algo muy podrido ocurre en la Ciudad Judicial en esta frontera. Hacen y deshacen jueces, magistrados y personal administrativo a sabiendas que nada les ocurrirá

LA COLUMNA
de El Diario
jueves, 23 mayo 2019 | 06:00

• Nada como tener a la mano a un juez mañoso


• Truena Congreso por imposición corralista


• Maru junta mayoría; Cabada también


• Para que Arcadio hable de transa, cómo estará...


Algo muy podrido ocurre en la Ciudad Judicial en esta frontera. Hacen y deshacen jueces, magistrados y personal administrativo a sabiendas que nada les ocurrirá.

No sabemos de plano qué pasa por la mente de jefes del Consejo de la Judicatura como don Pablo Héctor González, presidente; y la operadora de Palacio de Gobierno, Luz Estela Castro, que han mostrado mano blanda con los caciques judiciales de la región.

Ahora el pancho corrió a cargo del juez Jesús Pérez Gallardo. Fue detenido pegándole al segundo grado de ebriedad a las tres y media de la mañana en la calle Simona Barba casi con Tecnológico.

Según el reporte de los agentes de Tránsito que lo detuvieron, también portaba una pistola calibre nueve milímetros. Ética, moral, principios, ejemplos, ley... todo por el arco del triunfo.

Con los muchachos nuevos que trae Sergio Almaraz en la vigilancia no pega ya la mordida, por lo menos no en la gran mayoría de ellos. Así que detuvieron al flamante juez y lo consignaron ante las autoridades federales.

El martes fue presentado el juzgador ante un similar suyo pero federal por la portación de arma. Su defensa y él mismo consideraron ilegal la detención por parte de los agentes de Tránsito porque lo sujetaron a “un acto de molestia como fue un examen médico y la revisión física”.

El juez se hacía acompañar por su “pareja sentimental”. Presumiblemente los agentes de Tránsito lo detuvieron porque discutía con ella. El detenido presentó en la audiencia fotos de vidrios polarizados de su carro que impedían observar desde fuera lo que ocurría al interior, así que no había razón para ser revisado. Se justificó.

Al final de cuentas, igual que cientos de conductores que son detenidos por los agentes viales, objetiva y verazmente resultó que el juez iba casi en el segundo grado de ebriedad y llevaba una pistola calibre nueve milímetros, misma que ahora resulta fue “plantada” por los tránsitos. Vaya mentira del siglo.

Y como la pistola no era de él y el acto de detención fue “ilegal”, quedó inmediata e increíblemente liberado por el generoso juez de distrito. Habría que preguntarle al jefe de Tránsito si sus agentes traen tantas armas como para poder sembrar a los detenidos cuando lo consideren necesario.

Es evidente que hubo una conducta irregular del tamaño del mundo por parte del juez Pérez Gallardo y que fue perdonado por razones de influyentismo o posible corrupción. Cualquier otro cristiano ya anduviera buscando dinero para pagar la cuota por una celda en el Cereso. Al juzgador no ocurrió nada de eso; mejor todavía, con todo y resaca hoy mismo presidiría un para de audiencias. ¡Faltaba más!

El mal ejemplo cunde, así que quienes enfrenten problemas con la justicia, deben rogar a Diosito para caer en menos de un tal Jesús Pérez Gallardo, al fin con él pueden ser acomodados los hechos según las necesidades del cliente.

A su vez, dicho juez ha seguido el mal ejemplo del área administrativa de Ciudad Judicial, conducida por Celina Guzmán, a su vez protegida por dos magistrados en diversos actos de corrupción por cerca de tres millones. Aventaron la culpa a los subordinados desde el mayor hasta al menor pero a ella no la tocaron.

Mal ejemplo de los impartidores de justicia en Juárez. Estos representan sólo un par de pruebas de lo que ocurre pero imaginemos el día a día entre oficinas y pasillos. De terror. Y cada magistrado y cada juez cuestan al erario por mes entre 150 mil mensuales unos, casi los 100 mil los otros.

***

La Junta de Coordinación Política debió abortar la reunión para seleccionar a los 10 finalistas de la carrera por las tres magistraturas del Tribunal Estatal de Justicia Administrativa.

La razón fue el intento de imposición del gobernador Javier Corral, operado por el coordinador de la bancada azul, Fernando Álvarez Monje, quien sacó su lista de la manga sin tomar en cuenta a las demás fuerzas políticas y sin incluir a los mejor calificados de las entrevistas y el examen de conocimientos.

Álvarez Monje se aferró a imponer la lista que le Corral, donde se encontraban, entre otros, los que son considerados la apuesta del nuevo amanecer para controlar al tribunal: Rodolfo Sandoval Peña, Héctor César Olivas Acosta, Víctor Yuri Zapata Leos y Alejandro Tavares Calderón.

Cada uno de los propuestos por Álvarez Monje tiene lo suyo.

Sandoval Peña, exconsejero transparente, es muy cercano al auditor superior Héctor Acosta Félix; Olivas Acosta es allegado a la consejera de la Judicatura “Lucha” Castro y además gente del exalcalde priista Marco Quezada; Zapata fue enviado a apuntarse por el Palacio de Gobierno pese a ser magistrado del Tribunal Estatal Electoral y Tavares también viene del Poder Judicial.

Desde la etapa de entrevistas se supo cuál era la línea del Palacio, pues los cuestionamientos rudos, capciosos, insidiosos, eran dirigidos a los que no traían padrino, mientras que a los otros algunos integrantes de la comisión seleccionadora más que preguntas les aventaban elogios.

Total que la lista ofrecida por uno de los peores operadores políticos de Corral nomás evidenciaba las manos metidas del gobernador, pues no incluía a ninguno de los 6 mejor calificados.

Vaya, Álvarez Monje dejó fuera a Karla Reyes, la número uno en examen y entrevista; y hasta sacó a su favorita, Mayra Arroniz, pues Corral se la tachó por verla muy cercana al magistrado Luis Villegas Montes, otro de sus más acérrimos enemigos.

Reventado el acuerdo en la Jucopo, serán las otras fuerzas políticas las que decidan hoy si dejan que el inepto coordinador azul les imponga la línea del gobernado o si unidos los partidos hacen valer su fuerza para elegir perfiles más independientes.


***

La alcaldesa de la capital del estado, María Eugenia Campos, ya logró la mayoría calificada en el Congreso del Estado para sacar su proyecto de alumbrado público.

El grupo de los 22, según quienes le llevan las cuentas a la presidenta municipal, está planchado y no enfrenta problemas mayores para el acuerdo que en breve deber subirse al Pleno del Legislativo, luego de semanas de socialización y explicación del proyecto.

En el caso del plan de alumbrado para Juárez, los operadores del alcalde Armando Cabada también tienen números bastante positivos. Van seguros hasta ahora con 26 votos.

Ha superado el independiente las principales resistencias con exposiciones claras sobre el proyecto.

Nada menos ayer estuvo Cabada en el Congreso ofreciendo todos los detalles a los diputados integrantes de la mesa técnica que ha creado dicho órgano legislativo para revisar tanto el proyecto del juarense como el de Maru.

Cabada hoy se seguirá de largo con otro encuentro donde mismo a las dos de la tarde con varios actores más de la sociedad civil interesados en el tema y a los que está escuchando también la famosa mesa técnica.


***

Bastante rudeza la usada por Arcadio Serrano, exjefe de obras públicas con “Teto” Murguía, contra el exgobernador César Duarte y el exalcalde Enrique Serrano Escobar.

Directo y sin dudas, el famoso y polémico exfuncionario municipal asegura que se perdieron 360 millones de pesos únicamente por la cancelación de distintas obras del Plan de Movilidad Urbana (PMU).

Adjudica la responsabilidad a quienes se supone todavía son correligionarios de partido, del Revolucionario Institucional.

La información aportada por Serrano es fundamental en estos momentos que el caso PMU ha vuelto a tribunales judiciales para decidir si arranca una nueva investigación por parte de la Fiscalía General del Estado o le echan otras paladas de tierra.