Hay aviadores en Cambio 16... y eso que ya no existe

Gozan de los mismos privilegios que los jefes de otras áreas, como usar al personal a su cargo en Comunicación Social para asuntos particulares

LA COLUMNA
de El Diario
lunes, 18 marzo 2019 | 06:00
El Diario |

• Hay aviadores en Cambio 16... y eso que ya no existe


•¿Y si el pueblo bueno y sabio le pide que se reelija?


• Intentó ocultar un amparo a los diputados


• Problema de las medicinas llegará a la CNDH


El oficialista periódico del nuevo amanecer, Cambio 16, ya no existe, fue cancelado por su excesivo costo e inutilidad, “cualidades” que envidiaría cualquier oficina burocrática estatal.

Pero lo que sí existen son aviadores que aún dependen de la fracasada empresa pública destinada a elevar el de por sí alto ego del gobernante y aplaudir la labor oficial para tratar de ocultar los tropiezos.

Gente de Comunicación Social inconforme con el trato que le brinda uno de tantos generales o jefes de departamento reporta que mantiene al menos cinco personas a cargo de Cambio 16 aunque, repetimos, no existe.

Como aviadores gozan de los mismos privilegios que los jefes de otras áreas, como usar al personal a su cargo en Comunicación Social para asuntos particulares.

Por eso ya renunció un fotógrafo y otras dos personas buscan opciones para irse.

El ambiente hostil en esa área, además, se genera porque los jefes (as) de Cambio 16 usan a sus subordinados para trasladar sus carros al taller o pagar los recibos de agua o luz, pasando por alto las políticas de austeridad y uso correcto de los recursos públicos, falso estandarte del nuevo amanecer.

Los jefes denunciados son los mismos que el año pasado se fueron a un concierto del Festival Internacional Chihuahua a las Barrancas del Cobre y mandaron a su equipo, fotógrafo y reportero, de aventón a la capital, pues se quedaron con el vehículo oficial del Gobierno del Estado a pasar el fin de semana en Creel, junto con su familia, lo que se supo porque hasta presumieron fotos en redes sociales.

Los empleados piden que Marijose Valles, jefa máxima de Comunicación Social, ponga orden en el área, a menos que quiera seguir cargando con los protegidos de su antecesor, de chaparra memoria.


***

Hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador va a firmar el compromiso público de que no buscará reelegirse, para frenar la campaña negra que lanzó el PRIAN por su propuesta para la revocación de mandato, que lo pondrá en las boletas electorales del año 2021.

Lo hará, según los comentarios que salieron del Palacio Nacional tras la última mañanera de la semana, para dejar tranquilos a quienes piensan que detrás de la iniciativa que facilita al Ejecutivo someterse al refrendo en las elecciones federales próximas, hay una estrategia perversa para posibilitar romper el principio de la no reelección.

Pero no tiene lógica la relación que hacen los detractores de “El Peje”, entre la premisa de la iniciativa y el fin que concluyen. Confunden revocación con reelección. Pobrecitos, habrá que regalarles un diccionario.

La realidad es que hay un temor enorme de priistas y panistas que se han pronunciado en contra de la iniciativa, no tanto por el enredo de una reelección que presumen como fin, sino porque AMLO otra vez en la boleta les genera pánico por el fenómeno de 2018.

La realidad es que no ven más allá de la próxima elección, ni siquiera comprenden el entramado general de la trampa populista en la que han caído.

La iniciativa de la revocación de mandato no es otra cosa más que un señuelo para que sigan hundiéndose en el pantano del descrédito en el que caen todos los partidos cuando se oponen a las decisiones del presidente más popular de la historia.

La trampa no está en esta propuesta para 2021.

¿Pero qué tal si en 2023 ó 2024 el pueblo bueno y sabio le pide que se reelija? Es más, ¿qué tal si no se lo pide, sino se lo exige por el bien de la patria?

Los opositores al régimen deben fortalecerse para frenar esa intentona, si llega a darse.

¿Cómo? Ganando elecciones que acoten el poder presidencial, no desgastándose en pleitos inútiles en los que no pueden triunfar, ni haciéndole el caldo gordo publicitario a Morena y aliados, que tienen una mayoría aplastante en el Legislativo.


***

El secretario de Asuntos Legislativos y Jurídicos del Congreso del Estado, Luis Enrique Acosta, intentó ocultar a los diputados el juicio de amparo recién notificado promovido por Omar Holguín Franco, el destituido secretario de Asuntos Interinstitucionales.

Fue hasta que el priista Omar Bazán Flores, al interior de la Junta de Coordinación Política, puso el tema en la mesa, que el funcionario legislativo se animó a notificarle a las bancadas lo que ocurría, como si fuera cualquier otro litigio, uno cualquiera, cuando el caso ha tomado dimensiones mayores que ponen en entredicho la legalidad de la decisión promovida por el PAN y sus minialiados.

Con los dedos en la puerta Acosta Torres pintó un panorama muy optimista de la situación, lo cual llevó al coordinador de la bancada del PAN, Fernando Álvarez Monje, a salir con alguna cantinfleada sobre el litigio, para respaldar la decisión tomada en enero, de desaparecer la dependencia que le habían encomendado apenas en septiembre del año pasado al líder moreno.

Lo ocurrido con el secretario Acosta debe encender los focos rojos en los diputados del PAN y sus aliados que votaron para echar de la Torre Legislativa a Holguín Franco, pues primero no está bien que les oculten hechos relevantes relacionados con la Legislatura que conforman.

Pero además, el hecho deja entrever que por algo se manejó con tanto sigilo la admisión del amparo.

Ese algo es la sustancia que tiene la demanda, la incoherencia de darle un nombramiento y quitárselo a la vuelta de unos meses, facultad que no está contenida en le Ley Orgánica del Legislativo; como tampoco está normada la reorientación de un presupuesto aprobado en diciembre para el año 2019, modificado con la ocurrencia de desaparecer toda una secretaría, para quitarse de encima a Holguín.

El caso de Holguín va a tener consecuencias en las otras secretarías bajo dominio del PAN, la de Acosta y la de Administración, a cargo del doctor Jorge Issa, porque implica tanto la parte jurídica como la del dinero en juego, pues nadie sabe en qué bolsa quedaron los recursos de la de Asuntos Interinstitucionales una vez desaparecida. Y todo va señalado en la demanda de amparo.


***

Debido a que la salud es un derecho humano que se viola cuando la autoridad deja caer los hospitales y clínicas como lo ha hecho, el problema de desabasto de medicinas e insumos apunta para llegar a la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Que se prepare el secretario de Salud, Jesús Enrique Grajeda Herrera, porque dentro del sector y fuera de éste, en los grupos políticos con influencia nacional ya se analizan estrategias para forzar al Gobierno del nuevo amanecer a que despierte de su letargo en algo tan delicado como lo que ha quedado evidenciado en los hospitales del estado en Chihuahua, Juárez y Delicias.

Curiosamente, al administrador de la Secretaría de Salud, Víctor Laso, el desabasto y los problemas de los hospitales le tienen sin cuidado.

Antes publicaba a diario en Facebook el nivel de abasto de medicinas hospitales y clínicas, claro, cuando estaban en el 80-85 por ciento.

Ahora mejor publica fotos de los parques, camellones y florecitas que se encuentra cuando va rumbo al trabajo, porque también presume que se va caminando, para poner el ejemplo de su vida de Godínez saludable. Hay foto en la edición digital de La Columna.

Con esa atención que se le pone al sector, seguramente cualquier queja en CNDH o en cualquier otra instancia es bien merecida.