Opinión

Algo más que borrón y cuenta nueva

Manuel Bartlett, tomó la palabra en la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador

Pascal Beltrán del Río
Analista
sábado, 09 marzo 2019 | 06:00

Ciudad de México.- Hace poco menos de un mes, el director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, tomó la palabra en la conferencia mañanera del presidente, Andrés Manuel López Obrador, para denunciar los contratos “realmente leoninos” que la empresa había firmado a favor de compañías privadas para la construcción de ductos de gas.

“La CFE está en una posición realmente de quiebra, por lo que es necesario hacer una revisión de esos contratos”, afirmó Bartlett.

Si embargo, dicha “quiebra” no pesa a la hora de cumplir la promesa presidencial de condonar los adeudos que unos 500 mil tabasqueños tienen con la empresa, y que ascienden a 10 mil millones de pesos.

El pasado 14 de octubre, durante una gira por Tabasco, López Obrador ofreció a sus paisanos que su gobierno aplicaría un “borrón y cuenta nueva” en el caso de los adeudos por concepto de luz, pero los llamó a cumplir de aquí en adelante “porque si no, nos desacompletamos”.

Hay que recordar que dichos adeudos se acumulan desde hace casi un cuarto de siglo, cuando el hoy presidente convocó a los tabasqueños a no pagar el servicio de energía eléctrica como forma de protesta contra el presunto fraude en la elección de gobernador del estado de noviembre de 1994.

En diciembre, Bartlett visitó el estado y reiteró la promesa que hizo López Obrador, pero dejó una mosca zumbando en el oído de los tabasqueños. “Ya deberían haber empezado a pagar todos desde el 1 de julio”, afirmó el exsecretario de Gobernación.

Romper la cultura de no pago ha sido terriblemente complicado. A quienes durante años se les ha regalado la luz por consideraciones políticas, no se les da gusto fácilmente con la promesa de perdonarles lo que deben. Eso ya lo daban por descontado. Ahora quieren más.

Presionado por la exigencia popular, el gobernador Adán Augusto López Hernández está pidiendo que, además del borrón y cuenta nueva, se otorgue a los tabasqueños una tarifa especial, más baja que la preferencial para zonas áridas.

Actualmente, hay un pleito entre López Hernández y Bartlett que acaba de ser ventilado subrepticiamente durante una conversación fuera del aire entre el mandatario estatal y periodistas de la estación radiofónica tabasqueña XEVA.

“Nomás le informo que ya di la orden de que donde haya una camioneta de la Comisión Federal de Electricidad, la vamos a detener y a los empleados nos los vamos a llevar por alteraciones al orden público”, dijo el gobernador, refiriendo una conversación reciente con el titular de la CFE.

La empresa ha intentado suspender el servicio a clientes morosos, pero en este proceso ha enfrentado la ira de los pobladores. Hace unas semanas circuló un video en redes sociales en el que se ve a un trabajador arriba de una escalera tratando de hacer maniobras en un poste de luz, mientras una mujer lo jalonea de los pantalones y le ordena bajar.

“No me lo creyó”, agregó López Hernández. “En Macuspana agarramos a dos, pero dejaron ir a los empleados porque los conocían. Pero nos los vamos a llevar. Si quedamos en una forma de trabajar, pues ellos la violaron”.

Agregó: “Me dijo Bartlett: ‘Ya quedamos: revisamos y el borrón y cuenta nueva a partir del 1 de julio para atrás’. ‘No’, le digo, ‘danos ocho meses más’. ‘Pero si a eso se comprometió el presidente’, me dijo. ‘No, le dije, si tú me entregas un video donde diga eso, hablamos. Yo no sigo platicando con ustedes, sino hasta que reconozcan del 1 de enero en adelante’. ‘Bueno, entonces lo vamos a replantear y nos reunimos’, me dijo. ‘Pero le digo de una vez, nosotros no nada más aceptamos el borrón y cuenta nueva sin cambio de tarifa. Si no, ¿de qué me sirve?’”

—Que por lo menos con la (tarifa) 1F estaríamos bien –intervino uno de los entrevistadores.

—Sí, pero eso yo no se lo voy a decir –repuso el gobernador. –Yo no le voy a pedir la 1F, si a Sonora le dan la 1F…

Durante 25 años, la CFE ha acumulado pérdidas porque un grupo de habitantes del país no ha querido pagar la luz y no ha habido autoridad que los obligue a cubrir lo que deben. En octubre, se decidió que esos adeudos ya no se cobrarían a quienes los generaron, sino pasarían a la cuenta de todos. Ahora, el gobernador de Tabasco está peleando no sólo una extensión del borrón y cuenta nueva, sino una tarifa especial, por debajo de las preferenciales.

Si andan buscando acuerdos leoninos, en los que la mayoría de los contribuyentes pierde, ahí hay uno.