Un plan de neurociencia vs estrés tras tiroteo en El Paso

.

Laurel Mellin / The Conversation
martes, 13 agosto 2019 | 06:00

San Francisco— Después de los asesinatos en masa en El Paso y Dayton, las discusiones sobre la mejora de la salud mental y el fortalecimiento de las leyes de control de armas pueden ser reconfortantes.

Sin embargo, ninguna de los dos ofrece un plan para abordar el estrés que conlleva estos eventos para la persona común. Vivimos en una sociedad violenta, con una tasa de muertes por violencia armada en Estados Unidos cuatro veces mayor que las tasas en países devastados por la guerra como Siria y Yemen. La violencia en nuestra sociedad puede ser exacerbada por el estrés, y estos incidentes pueden causar que una nueva ola de miedo se extienda por todo el país.


Actualizar cómo lo vemos


Desde una perspectiva de neurociencia, nuestra respuesta al estrés diario es una función de los circuitos cerebrales. A lo largo de la vida, los episodios de estrés severo en la infancia o más tarde en la vida pueden causar la codificación de circuitos defectuosos en el cerebro que amplifican y prolongan el estrés, activando la respuesta de lucha o huida cuando no hay amenazas reales.

Una vez codificados, estos circuitos pueden reproducirse de por vida. Cuando se activan, la neocorteza, o la parte del cerebro que nos da un control consciente sobre nuestras respuestas a la vida, esencialmente se “desconecta”. Esto disminuye nuestra capacidad de autocontrol personal, ya que una parte del cerebro llamada amígdala toma cargar. La parte más primitiva del cerebro, o lo que algunos llaman cerebro reptiliano, se vuelve dominante, con sus respuestas reflexivas y extremos de emociones, pensamientos y comportamientos.

La mayoría de nuestros circuitos que regulan nuestras respuestas a la vida son altamente efectivos y autocorregibles u homeostáticos. Cuando se activan los circuitos, podemos apagarlos saliendo a caminar o tomando un baño caliente. En contraste, los circuitos más extremos e ineficaces, llamados alostáticos, no tienen válvulas de cierre. Nos provocan estar sobrecargados de estrés y estar extremadamente estresados, a menudo hasta el punto en que desarrollamos problemas de salud o no podemos funcionar bien durante horas o incluso días. Cuando se siente abrumado, perdido, entumecido, deprimido o en pánico, eso generalmente es causado por la activación de uno de estos circuitos de estrés tóxico.


Nuevos enfoques para la sobrecarga


Como investigadora que ha estudiado el estrés durante casi 40 años, creo que hay una serie de técnicas basadas en la neurociencia que pueden proporcionar el alivio necesario a medida que nos curamos del horror de estos tiroteos masivos.

Un plan de acción basado en el cerebro para lidiar con nuestro estrés incluye más que el consejo típico de un sueño reparador, ejercicio diario y alimentación saludable. Cuando se activan circuitos defectuosos, la neocorteza funciona mal, por lo que no podemos pensar en nuestra manera de adoptar hábitos saludables. Los investigadores de la Universidad de Nueva York (NYU) han demostrado que nuestras habilidades cognitivas tradicionales no pasan la prueba de estrés. Son efectivos cuando el estrés es bajo, pero no pueden detener la activación de circuitos defectuosos en el cerebro que bloquean comportamientos poco saludables cuando realmente los necesitamos, en momentos de estrés tóxico.

Sugiero estos pasos para recuperarse de experiencias altamente estresantes basadas en mi trabajo:

• Deje de fingir que no estás estresado. Comprenda que debido a cómo funciona el cerebro, es posible que no funcione de manera óptima. Los tiroteos masivos de El Paso y Dayton pueden haber desencadenado más sobrecarga de estrés de lo que podría percibir.

• Acepte la responsabilidad de su estrés. No codificó este estrés en su cerebro, pero es el único que puede elegir liberarlo.

•Amplíe su repertorio de habilidades emocionales. La expresión emocional es más rápida en la reducción del estrés tóxico que los métodos cognitivos, manteniendo así la neocorteza en línea, disponible para una buena toma de decisiones. Además, al usar herramientas emocionales cuando estamos estresados, podemos comenzar a reconectar circuitos que causan sobrecarga de estrés en circuitos efectivos que promueven la resiliencia y el bienestar. Los investigadores de la NYU han demostrado que solo en tiempos estresantes estos circuitos defectuosos se desbloquean y se abren para volver a cablear y mejorar.

• Comparta sus sentimientos con otros que no lo interrumpirán ni le darán consejos no solicitados. En otras palabras, respire a un pariente amoroso, amigo o terapeuta. Todo el tiempo, mantente presente a tus propios sentimientos.

• Explore si una profunda conexión emocional interna, tiempo para contemplar o meditar puede aliviar su estrés. Distraerse, incluso haciendo algo saludable como hacer ejercicio, puede no tener el mismo impacto beneficioso en los circuitos que causan reacciones exageradas que la conexión emocional.

• Utilice herramientas de estrés basadas en el cerebro. Creo, basado en mi investigación y tratamiento de personas que han experimentado traumas, que la próxima generación de técnicas de afrontamiento o entrenamiento cerebral emocional puede combatir el estrés tóxico. Al usar las herramientas para apagar los circuitos defectuosos, el cerebro aprende a ser más resistente, de modo que podamos ser más sabios y más efectivos al tomar medidas adicionales necesarias para hacer que nuestra nación sea más segura y mejor.

Laurel Mellin es catedrática en la Universidad de California en San Francisco.