Nuevo Casas Grandes

Se salva lobo mexicano gracias a Chihuahua

Según expertos, su existencia ayuda a equilibrar los ecosistemas por ser un depredador natural de animales silvestres

Agencias

El Diario de Juárez

sábado, 16 noviembre 2019 | 11:44

Ciudad Juárez— Através de una cámara trampa para el monitoreo de vida silvestre, habitantes del noroeste de Chihuahua observaron hace unos días a dos cachorros de lobo gris mexicano en la Reserva de la Biósfera Janos (RBJ), donde en cinco años se ha documentado el nacimiento de al menos 25 cachorros, por lo que han dejado de ser una especie “probablemente extinta en el medio silvestre”.

Según expertos, su existencia ayuda a equilibrar los ecosistemas por ser un depredador natural de animales silvestres, y se mantuvo extinto en vida silvestre por más de 37 años.

La especie que esta semana cambió de categoría de riesgo por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), de peligro de “probablemente extinta en el medio silvestre” a “peligro de extinción”, fue introducida a la RBJ en 2011 por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

Los habitantes del área natural protegida de la RBJ y las Áreas de Protección de Flora y Fauna Campo Verde, Tutuaca y Papigochic, ubicadas en Chihuahua, participan en las actividades de conservación, monitoreo y vigilancia del lobo gris mexicano y sus presas, y a través de una cámara trampa descubrieron lo que sería al menos la octava camada de lobo mexicano en Chihuahua.

“Las imágenes tomadas permiten documentar que los lobos liberados han logrado adaptarse al medio silvestre y continúan reproduciéndose exitosamente”, dentro del Programa de Conservación de Especies en Riesgo (Procer), informó la Conanp y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

A través del Procer y el proyecto GEF Especies en Riesgo, la Conanp y el PNUD, informaron del avistamiento de cachorros “alimentándose y en buen estado de salud”.

“La Conanp trabaja en la implementación del Programa de Acción para la Conservación de la Especie (PACE): Lobo Gris Mexicano, el cual conjunta los esfuerzos de diversos sectores públicos y privados de México y Estados Unidos y cuenta con la participación del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, los Departamentos de Caza y Pesca de Arizona y Nuevo México y la Universidad Autónoma de Querétaro”, informó.

De 2011 a la fecha, en la Reserva de la Biósfera de Janos y su área de influencia, la Conanp ha realizado 12 eventos de liberación de ejemplares de lobo a la vida silvestre y ha documentado el nacimiento de al menos ocho camadas en su medio natural, con aproximadamente 25 cachorros.

Desde 2017 el proyecto GEF Especies en Riesgo trabaja en la conformación y operación de brigadas comunitarias de monitoreo, las cuales utilizan cámaras trampa para el monitoreo de vida silvestre, cuyas imágenes permiten documentar que los lobos liberados han logrado adaptarse al medio silvestre y continúan reproduciéndose exitosamente.

Lobos ‘monógamos’

Según ambientalistas, el lobo gris mexicano no ataca al hombre, vive  con una única pareja y tiene  de cuatro a seis cachorros por camada.

A través de sus aullidos se comunican con los miembros de su familia para saber dónde están, si encontraron comida o si hay algún peligro, para determinar su territorio, y en el caso de los machos para atraer a la hembra.

El cambio de categoría del lobo gris mexicano o lobo mexicano se observa en la modificación de la Lista de especies en riesgo de la Norma Oficial Mexicana NOM_059-Semarnat-2010, Protección ambiental- Especies nativas de México de flora y fauna silvestres – Categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio – Lista de especies en riesgo, publicada el 30 de diciembre de 2010.

La especie probamente extinta en el medio silvestre, según la NOM-059, es “aquella especie nativa de México cuyos ejemplares en vida libre dentro del territorio nacional han desaparecido, hasta donde la documentación y los estudios realizados lo prueban, y de la cual se conoce la existencia de ejemplares vivos, en confinamiento o fuera del territorio mexicano”.

Por su parte, una especie en peligro de extinción es aquélla “cuyas áreas de distribución o tamaño de sus poblaciones en el territorio nacional han disminuido drásticamente poniendo en riesgo su viabilidad biológica en todo su hábitat natural, debido a factores tales como la destrucción o modificación drástica del hábitat, aprovechamiento no sustentable, enfermedades o depredación, entre otros”.