'Volví a nacer', asegura karateca que sometió a tres asaltantes

Su vida pendió de un hilo, se defendió de tres hombres que lo iban a asaltar y fue detenido por intento de homicidio

Excélsior
domingo, 13 octubre 2019 | 10:16
|

Omar "N" volvió a nacer. Su vida pendió de un hilo, se defendió de tres sujetos que lo iban a asaltar en la zona de Tlatelolco y fue detenido por intento de homicidio.

"Mi respuesta instintiva me dice vienen a matarme, entonces tomo sus manos y redirijo las armas hacia el otro lado, empujo y esos tipos empiezan a decir mátalo. Llega la policía, nos dice al suelo arrodíllense, entonces yo dije es por procedimiento, de repente llegan unos tipos y me quitan las manos y me las bajan, me levantan y me llevan sometido y les digo de qué me sometes, no estoy armado yo soy la víctima, me atacaron estos individuos”, relató el joven de 30 años.

En entrevista con Excélsior recordó que estuvo tres días encerrado en la agencia del MP, donde se enteró de que lo enviarían al reclusorio.

"Cuando yo estaba ahí adentro yo dije bueno a qué hora me voy y qué haces, pues preguntarle al oficial que te está cuidando y yo les decía soy la víctima tengo que declarar, tengo que poner la denuncia y me voy a casa, y me dice uno de ellos no chavo no eres la víctima, eres el acusado, es tentativa de homicidio, ahí digo qué está pasando”.

Al no comprender por qué estaba en calidad de delincuente cuando sólo se defendió fue que buscó hacer el video para hacer público lo que estaba viviendo.

"Primero sentí una rabia tremenda, me invadió el cuerpo y dije qué está pasando, quise llorar, quise gritar, quise levantarme, pero como he mencionado, mi educación y mi mentalidad no es la del perdedor, es la del ganador, la del vencedor, si me mantengo con esa actitud yo creo que no habría grabado ni el video”, manifestó.

Tras el ruido que se hizo en redes sociales y en los medios de comunicación, Omar logró salir libre, con la creencia de que sí existe la justicia.

Aunque esté golpeado y fresco esto, no he perdido el rumbo, en ningún momento me he desesperado y he dicho voy a tirar todo por la borda, o voy a bajar las revoluciones, no, al revés, me siento incentivado, me siento echado para adelante, con más ganas de trabajar, y de abrazar a la vida porque volvía nacer”.