Titular de Segob omite declarar penthouse

Está en Houston y tiene un valor aproximado de 11.1 mdp

Agencia Reforma
jueves, 07 febrero 2019 | 06:00

Washington— La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, omitió revelar en su declaración patrimonial poseer desde el 2009 un penthouse en Houston con valor actual superior al medio millón de dólares, equivalente a unos 11.1 millones de pesos.

Según información recabada por Grupo Reforma de la Oficina de Avalúos del Condado de Harris, que corresponde a Houston, la exministra de la Suprema Corte es propietaria junto con su esposo –el notario público Eduardo García Villegas– del departamento 2203 de la torre Park Square en Houston, ubicada en una de las zonas más exclusivas de la ciudad.

El penthouse está en el piso 22, último del edificio; tiene una extensión de 2 mil 903 pies cuadrados (269.7 metros cuadrados) y está valuado actualmente en 583 mil 646 dólares, unos 11.1 millones de pesos mexicanos, según los avalúos oficiales.

Este 30 de enero, la secretaria de Gobernación finalmente actualizó e hizo pública su declaración patrimonial, luego de un ultimátum del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien un día antes advirtió que “el que no haga pública (su declaración), no puede trabajar en el Gobierno”.

Sánchez Cordero declaró ser propietaria de un terreno rústico de 380 mil metros cuadrados, que en 1992 le costó 90 millones de viejos pesos, y un departamento de 318 metros cuadrados que compró en 2004 y reporta con un valor de 2.7 millones de pesos.

El departamento de Houston, según la escritura pública en poder de Grupo Reforma, fue adquirido por la entonces ministra y su esposo el 28 de diciembre de 2009.

El avalúo oficial más antiguo corresponde al año 2013, en el que se le asignó entonces un valor de 462 mil 354, unos 6.0 millones de pesos al tipo de cambio de ese año.

Construida en 1981, la torre Park Square está en el número 49 de Briar Hollow Lane. En algunos documentos oficiales aparece equivocadamente como “Brian” Hollow Lane.

En páginas de bienes raíces se describe al departamento 2203 como un “penthouse espectacular con vistas al River Oaks, al centro de la ciudad, al Centro Médico y a The Galleria”.

La descripción en el avalúo público establece que el departamento 2203 cuenta con dos recámaras, dos baños completos y un medio baño.


Se echan la bolita 


El penthouse se convirtió en una bola caliente que todos los involucrados soltaron de sus manos.

Sánchez Cordero admitió la propiedad documentada por Reforma y que ella no había revelado y acusó que en realidad el inmueble fue omitido por la Secretaría de la Función Pública de la declaración patrimonial que entregó, a pesar de que solicitó difundirlo.

“Soliciten –yo ya lo hice– a la Dirección de Responsabilidades y Situación Patrimonial de la Secretaría de la Función Pública aclare las razones por las cuales se reservó esta información, siendo que yo di la instrucción que se publicara”, expresó la funcionaria.

Más tarde, en el Senado, la titular de Segob aclaró que adquirió ese inmueble gracias a su trabajo y al de su esposo, durante 50 años.

“Lo tengo hace 10 años y lo compramos con nuestro trabajo. Que quede claro: tenemos 100 años trabajando. Cincuenta yo y 50 él. Nuestro patrimonio se ha hecho, peso sobre peso, durante 100 años”, expresó.

En una tarjeta informativa donde no se mencionó a Sánchez Cordero, la Secretaría de la Función Pública explicó que la información patrimonial del cónyuge, concubino o dependientes económicos de los funcionarios, no se sube automáticamente al sistema DeclaraNet.

“Si en el escrito se solicita que se publiciten los datos de terceros, es indispensable manifestar que es de mutuo acuerdo y que haya una aceptación expresa del tercero involucrado”, detalló la dependencia.

En entrevista con MVS, la titular de la SFP, Irma Eréndira Sandoval, aseguró que Sánchez Cordero debió presentar una nota aclaratoria para que la publicidad fuese total.

Jesús Ramírez Cuevas, vocero de la presidencia, se sumó a la suerte de enredos alrededor del penthouse.

“Entiendo que el formato mismo oculta datos de la presentación pública. Creo que ahí hay un problema del sistema, y es un tema técnico que van a resolver”, planteó.