Se hunde el AICM

Fuentes aeroportuarias indicaron que en zonas críticas hay hundimientos de hasta un 1.30 metros

Reforma
domingo, 21 julio 2019 | 12:33
Reforma |

Ciudad de México— La Terminal 2 (T2) del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) registra hundimientos que en algunas zonas superan en 43 veces el acumulado anual proyectado.
El AICM movió casi 21 millones de pasajeros en 2018.
Según fuentes de la Gerencia de Proyectos del AICM, la T2 presenta hundimientos de más de un metro que amenazan zonas de pistas y de rodaje, por lo que urgen trabajos de cimentación.
El edificio construido entre 2005 y 2007 fue proyectado para resistir asentamientos de terreno de hasta 3 centímetros anuales.
Actualmente, indicaron fuentes aeroportuarias, se han detectado hundimientos de hasta 1.30 metros.
Las principales fallas se presentan en los brazos norte y sur, en el cuerpo central del edificio de la terminal, en el patio del Hotel NH, en los accesos a la terminal, en el andador al estacionamiento y en la salida internacional.
La T2 tiene dos sistemas de cimentación: una sobre pilotes, que se mueven con el suelo y por tanto se hunden, y otro con pilas hundidas a 60 metros, que no se mueven, por lo que hay hundimientos diferenciales entre ambos.

'La T2 se está separando'
"La Terminal 2 se está separando", concluyó un ingeniero que trabaja en la puerta 8 de este edificio del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).
Se refiere a que un hundimiento de la estructura principal de la llamada T2 ocasiona que se separe de la zona conocida como Gran Patio, que es la glorieta para el descenso de personas que van a abordar un vuelo.
En la puerta 8 del edificio, indicó el ingeniero, el piso que une a ambas estructuras se fracturó debido a la separación.
"En las puertas 6 y 7 se observa el mismo fenómeno, los pisos que unen a los edificios ya parecen rampas, están muy inclinadas, casi a los 30 grados", advirtió el trabajador.
Desde hace dos semanas, una grúa tipo Galion fue llevada hasta la puerta 8 para levantar las nuevas losas que van a unir a los edificios.
"Se rompió el piso anterior con rotomartillos y ahora vamos a unir a los edificios con puentes más largos de piso, por la separación que ocasiona el hundimiento de la T2", explicó.
Aunque el trabajador indicó que es difícil que una de las rampas que aún están en operación entre ambos edificios pueda colapsar, estableció que reforzarlas es necesario.
"El flujo de personas es impresionante, el peso que reciben las rampas es mucho y frecuente, es obligatorio cambiarlas, alargarlas y reforzarlas", añadió.