Recompensan a soldados con descansos

El titular de la Sedena busca levantar la moral de sus tropas con más tiempo libre

Reforma
lunes, 11 marzo 2019 | 06:56
Reforma

Ciudad de México— La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) busca levantar la moral de sus tropas con mayor tiempo de descanso para que convivan con sus familias.
Luis Cresencio Sandoval, titular de la dependencia, ordenó a los mandos territoriales que después de las operaciones permitan a los subordinados más tiempo libre y conminó a tratarlos con respeto o serán "severamente castigados".
A través de la "Directiva para Fortalecer la Moral y la Disciplina en el Ejército y la Fuerza Aérea Mexicanos", Sandoval autorizó que la tropa tenga franquicia (días de descanso) los seis días marcados en el calendario por ley, otros dos por tratarse de festejos cívico-militares y 11 días de arraigo mexicano, como el festejo guadalupano, Día de Reyes, de la Madre, del Padre y la Semana Santa.
"Privilegiar la integridad familiar, facilitando la presencia del personal en sus hogares, ya que el bienestar del soldado y de sus familias, es factor que impacta directamente en su moral e incide en un mayor grado de eficiencia de esta institución, medida que estoy seguro, los motivará para el elevar el desempeño de sus nobles labores", argumentó Sandoval en una misiva, de la cual Reforma posee copia.
Los días de Año Nuevo y Navidad la tropa se dividirá en un 50 por ciento para festejar cada una de estas fechas, mientras que los días de vacaciones serán adicionales por cada año de trabajo y sin pases de control.
También los soldados podrán salir de sus áreas de trabajo sin avisar a sus mandos para que no retrasen su convivencia familiar.
El documento establece que dado que la moral es el estado de ánimo de la persona y ésta depende de su actitud hacia todo lo que le afecta, se solicita a los mandos que eviten actos discriminatorios contra su tropa.
"Los diversos mandos territoriales deberán implementar acciones para evitar cualquier tipo de acto discriminatorio o excluyente contra del personal por motivos de sobrepeso u obesidad, color de piel, de origen o costumbres".
Los mandos serán sometidos a medidas correctivas de no acatar esta orden; de igual manera se sugiere que los soldados que tengan sobrepeso logren su peso ideal para ser considerados en diversas actividades militares.
"Se ha observado que algunos militares, al dirigirse al personal subordinado, carecen de tacto, de cortesía, amabilidad, respeto y educación, en ocasiones incluso empleando un lenguaje descortés, con contenido soez, proliferando amenazas y humillaciones, provocando con esta conducta inconformidad, desmoralización y resistencia para el cumplimiento de dichas órdenes, lo cual ocasiona que éstas no se ejecuten correctamente, o bien se cumplan sólo por cumplir y no por convicción", se advierte.
Para el General Sandoval, el militar tendrá profundo respeto a la justicia, consideración y deferencia a sus subalternos, a quienes nunca hará observaciones ni correcciones en presencia de subordinados ni de personas extrañas.
"El interés del servicio exige que la disciplina sea firme, pero al mismo tiempo razonada, todo rigor innecesario, todo castigo no determinado por leyes, todo ademán ofensivo están estrictamente prohibidos y serán severamente castigados", señaló Sandoval.
El mando dejó en claro que las denuncias anónimas entre militares son consideradas "cobardes", por lo que serán descartadas para procesar a algún elemento del Ejército o de la Fuerza Aérea.