Nacional

Habla AMLO del 'fraude patriótico' en Chihuahua sin mencionar a Bartlett

El director de la CFE fue actor clave en aquel episodio cuando era secretario de Gobernación en la gestión de Miguel de la Madrid

Óscar Mireles / Agencia Reforma / El presidente durante la conferencia de prensa y Manuel Bartlett en el otro extremo

Isabella González / Agencia Reforma

jueves, 10 septiembre 2020 | 13:43

Ciudad de México— El presidente reseñó el llamado "fraude patriótico" en Chihuahua, mediante el cual el PRI retuvo a la mala la Gubernatura de ese estado en 1986... pero lo hizo sin aludir a los presentes.

Actor clave en aquel episodio, cuando se desempeñaba como secretario de Gobernación en la gestión de Miguel de la Madrid (1982-1988), Manuel Bartlett escuchó calladito el recuento que hizo Andrés Manuel López Obrador.

Sentado hasta el extremo izquierdo de los funcionarios invitados, como si fuera a ser el primero en salir de la conferencia, el actual director de CFE escuchó la narración del presidente en la que no sólo fue protagonista, sino operador político para impedir el arribo del PAN a la Gubernatura chihuahuense.

De ahí que los panistas de entonces lo responsabilizaran del "fraude patriótico".

"Para los jóvenes, porque ya hay que estar hablando para las nuevas generaciones. En el caso de Chihuahua ha habido una relación de complicidad entre el PRI y el PAN, una asociación desde Salinas de Gortari, por eso hay que refrescar la memoria", soltó el tabasqueño, sin reparar en los presentes.

"En Chihuahua se hizo un gran fraude en 1986. ¿Cuántos años tiene eso? 34 años".

"Hacen un gran fraude, me acuerdo que le llamaron el fraude patriótico porque ¡cómo el régimen iba a permitir que un estado de la frontera gobernara un partido opositor! Se metieron con todo, hicieron el fraude, impusieron a uno de los que antier estuvo en la manifestación, alguno de esos ex Gobernadores, creo que Fernando Baeza. Eso fue en el 86".

Como titular de la Segob, Bartlett fue señalado como responsable de la imposición del priista Fernando Baeza frente al panista Francisco Barrio. El exgobernador de Chihuahua, el también priista Manuel Bernardo Aguirre, calificó lo sucedido como un "fraude patriótico".

Previo a los comicios, los panistas acusaron ante la prensa la existencia de 400 mil electores fantasmas en Chihuahua, y después de las elecciones, la sociedad chihuahuense, empresarios y representantes de la Iglesia católica protestaron contra los resultados.

Enrique Krauze, Carlos Monsiváis y otros intelectuales escritores y artistas firmaron una carta dirigida al Presidente donde denunciaban los hechos.

Ante el escándalo, Bartlett citó entonces al grupo de opositores para decirles que no reconocería el triunfo panista, pues el Gobierno mexicano nunca entregaría el poder a los empresarios, a la Iglesia y a los Estados Unidos.

Lo anterior, debido a que senadores de Arizona presentaron ante el Senado de Estados Unidos una iniciativa para que el Gobierno de México creara una comisión especial de ciudadanos independientes que supervisara dichas elecciones.

Pero ni el presidente De la Madrid ni Manuel Bartlett -sentado ahora muy cómodo escuchando el episodio- cedieron.

"Viene el fraude del 88 y se impone Salinas", siguió AMLO, con su colaborador al lado, "y Salinas se arregla con los opositores, de ahí nace el PRIAN. Y yo sostengo, -esto es académico, nada político, no me vaya a multar el INE- que en 1988 hay otro cambio, ya es el PRIAN, porque hay un arreglo en las cúpulas, es cuando el PAN pide que se quemen las boletas electorales, en donde estaban las evidencias, el fraude del 88".