Descarta Lozoya comparecer por lavado

Al señalar que no hay condiciones legales, exdirector de Pemex anunció que no comparecerá ante juez para afrontar imputación

Reforma
martes, 11 junio 2019 | 06:31
Reforma

Ciudad de México— Emilio Lozoya Austin anunció esta noche que no comparecerá ante un juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte para afrontar la imputación de lavado de dinero, al no existir las condiciones ni las garantías para conservar su libertad.
En una carta dirigida a la opinión pública, Lozoya expresó su deseo de colaborar con la Fiscalía General de la República para informarle quiénes son los funcionarios que participaron en los hechos que se indagan, sin importar su nivel o jerarquía.
"Es claro que si me presento ante el juez de control me van a vincular a proceso y van a pretender dictar prisión preventiva justificada, no obstante que el delito que se me imputa no lo amerita y nunca me sustraje de la acción de la justicia, en consecuencia, tengo todo el derecho de cuidar mi libertad, ya que todas estas acciones son definitivamente una persecución política orquestada en mi contra", dice en una carta firmada de su puño y letra.
"Quiero manifestar que en el momento que la Fiscalía General de la Nación me dé las garantías a las que tengo derecho, de inmediato estoy dispuesto a colaborar y manifestar la verdad histórica y jurídica de todos los hechos suscitados, en el periodo en que me desempeñé como Director General de Petróleos Mexicanos, en donde aclararé qué funcionarios, del nivel que sea, intervinieron en lo que hoy se investiga".
La semana pasada, la juez federal Luz María Ortega Tlapa le dio un plazo de tres días hábiles a Lozoya para presentarse a una audiencia en la que debía afrontar la imputación o, de lo contrario, le retiraría la suspensión que impide su captura.
En el momento en que la juez le retire la protección, bastará con que el exfuncionario presente un recurso de revisión para que dicha suspensión definitiva continúe vigente.
El exdirector de Pemex asegura que desde 2017 existe una campaña mediática en su contra, en la que ha sido acusado, juzgado y condenado, violando sus derechos fundamentales.
"Detrás de esta campaña mediática hay intereses de poder, los cuales serán develados en su momento (...) Reitero que siempre he estado dispuesto a decir la verdad, con las consecuencias que haya para cualquier persona, pero recojo las expresiones del señor Presidente de la República, en que nada por encima de la ley y todo dentro del Estado de Derecho", dijo.
"He girado instrucciones a mis abogados para que realicen todas y cuantas acciones jurídicas existan para garantizar un justo y debido proceso, en virtud de que me han intentado condenar, violando flagrantemente los principios generadores del Nuevo Sistema Penal Acusatorio y por ende del Estado de Derecho, así como la presunción de inocencia e igualdad de las partes, violando así los derechos humanos consagrados en la Constitución, tanto los míos como de mi hermana e incluso mi familia".
Lozoya se queja en su misiva de que la FGR obtuviera la orden de aprehensión en contra de su persona y su hermana Gilda Susana por un delito, el lavado de dinero, que no ameritaba la prisión preventiva oficiosa. Es decir, por un ilícito por el que pudo ser citado a una audiencia de imputación.
Esta situación la acusa de irregular e ilegal, ya que siempre que fue requerido, tanto por la Fepade como por la Subprocuraduría de Delitos Federales, compareció. Además, agrega, la autoridad sabía su domicilio.
"No se me condujo mediante citatorio a proceso, tal y como lo prevé la norma", reclama en la carta el ex funcionario, quien también acusa a la FGR de mentirle a las autoridades judiciales.
"El mismo juez de control (Artemio Zúñiga Mendoza) que libró la orden de aprehensión, libró órdenes de cateo, con falsos informes rendidos por elementos de la Policía Federal Ministerial; asimismo, ordenaron un cateo en la casa de mis padres, personas de edad, mintiéndole al juez de control, porque es público que mi hermana hace varios meses contrajo matrimonio y obviamente tiene su domicilio propio, por lo que no vive con mis padres. Le mintieron al juez de control, con hechos absolutamente falsos que serán probados ante la autoridad correspondiente".
Otra de las quejas de Lozoya es que no le han dado acceso a la carpeta de investigación. Recuerda que el 30 de mayo pasado envió por escrito el nombramiento de sus abogados --mismos que protestaron el cargo al día siguiente-- y solicitó los registros del expediente.
"Hasta la fecha se me ha negado. Esta ilegalidad por parte de la FGR es inaudita, ya que es un derecho de cualquier ciudadano conforme a la nueva ley, para poder defenderse ante supuestos ilícitos", señala.


Archivaron caso de departamento y avión, afirma
Emilio Lozoya también afirmó que los casos del departamento que adquirió su esposa Marielle Helene Eckes en Ixtapa, por 1.9 millones de dólares, y los viajes a la playa que le atribuyen en un avión de Pemex fueron parte de procedimientos que ya fueron archivados.
De acuerdo con el ex director de Pemex, la autoridad federal responsable indagó los hechos, concluyó que no había responsabilidad que sancionar y en consecuencia determinó cerrar los expedientes en forma definitiva.
"En los últimos días se ha venido divulgando una serie de infundadas acusaciones a mi persona y a mi familia, sin ningún respaldo legal, en específico a la compra de un inmueble ubicado en el Puerto de Ixtapa Zihuatanejo y a supuestos viajes realizados en aviones y helicópteros oficiales; no obstante que el órgano de Gobierno encargado de investigar no encontró responsabilidad alguna y por ende determinó el archivo definitivo de los procedimientos", dijo.
El exfuncionario también se queja de la forma "arbitraria" e "ilegal" en que la Unidad de Inteligencia Financiera ha bloqueados sus cuentas bancarias, las de sus empresas, las de su esposa y su madre Gilda Margarita Austin, afectando a empleados y sus familias.