Nacional

Aumentan los robos a trenes en el norte del país

En 2019, el hurto se desplazó a Sonora, Sinaloa y Coahuila, y el objetivo principal fueron los granos, seguido de las autopartes

Reforma

Reforma

lunes, 06 enero 2020 | 06:40

Ciudad de México— Durante 2019, el robo a trenes se desplazó hacia el norte del país y el objetivo principal fueron los granos.

Según el reporte de seguridad de la Agencia Reguladora de Transporte Ferroviario (ARTF), hasta el tercer trimestre del año pasado, en Sonora se registraron 372 robos a trenes, 55 por ciento más que en el mismo periodo de 2018.

En Sinaloa pasaron de 88 a 145, un alza de 64.7 por ciento, mientras en Coahuila se reportaron 280, un incremento de 35.9 por ciento.

En contraste, Puebla, que en 2018 lideraba, tuvo una caída de 28.1 por ciento con 276 robos y Guanajuato registró una baja de 13.2 por ciento con 248 delitos de este tipo.

Según el reporte, de enero a septiembre de 2019, el 26.9 por ciento de los robos fueron dirigidos a cargamentos de granos, lo que ubica a este producto como el más buscado por los delincuentes, seguido de las autopartes.

Felipe de Javier Peña, presidente de la comisión de Transporte de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), aseveró que esto es preocupante porque refleja que no se trata de robos de oportunidad, sino de movilizaciones a determinadas regiones del país para hurtar productos específicos.

"Hay avance en el tema de la estructura de Guardia Nacional que esperamos funcione cada vez mejor, pero vemos que se sigue moviendo la delincuencia a las regiones con determinado movimiento de carga", indicó.

Peña, también presidente del Consejo Nacional para el Abasto de Granos y Oleaginosas (Conago), destacó que la presunción es que en Sinaloa se roban principalmente maíz y en Sonora el trigo.

Algunas empresas, dijo, pueden mover 50 tolvas que tienen capacidad de hasta 4 mil 500 toneladas de granos, que de tratarse de maíz, tendría un costo de un millón 890 mil pesos, ya que cada tonelada tiene un precio de 4 mil 200 pesos en el centro del país.

Seguir la huella al maíz o frijol robado es muy difícil, por lo que en muchos casos terminan en los centros de abasto tradicionales al mismo precio comercial de una mercancía legítima, explicó Serapio Vargas, vicepresidente del Sistema Producto Maíz de la Región Norte de México.

"El maíz es de alta calidad y encuentra mercado fácil en México, termina en los diversos centros de distribución y de abasto y en las diversas formas de compra.

"Por ejemplo, el frijol lo pueden vender para semilla porque a veces se roban frijol de buena calidad", comentó.

Este año, una compañía que usa granos para su producto final sufrió un robo en la Cañada de Morelos en Puebla donde los asaltantes dañaron el sistema de frenado del tren, lo que obligó al operador a parar la unidad y empezó el hurto del grano, contó el encargado del área de compras e importación.

Al mes, la empresa sufre el robo de alrededor de 250 toneladas de granos, que al año equivalen a una pérdida aproximada de 16 millones de pesos, de la que se recupera muy poco, detalló.

Kansas City Southern de México (KCSM), que opera en estados como Guanajuato y San Luis Potosí, comentó que cuenta, entre otras medidas, con guardias en los trenes en zonas de alto riesgo y vehículos de patrullaje.