Alerta a Bachelet nivel de violencia

'El caso Ayotzinapa lo conocía muy bien, pero el número de 40 mil desaparecidos no era algo que tuviera así de claro'

Reforma
miércoles, 10 abril 2019 | 06:00

Ciudad de México— Al finalizar su visita oficial de cinco días a México, la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, admitió que se va sorprendida por el nivel de la violencia en el país.

“Quiero decir muy honestamente que para mí ha sido una sorpresa lo que me he encontrado. El caso Ayotzinapa lo conocía muy bien, pero el número de 40 mil desaparecidos no era algo que tuviera así de claro, o de los 26 mil cuerpos sin identificar o de casi 10 mujeres asesinadas cada día”, expresó en rueda de prensa.

Para la expresidenta de Chile, reunirse con familiares de personas desaparecidas fue emocionalmente muy fuerte. 

“Al encontrarme con los familiares de detenidos desaparecidos, que en Chile llamamos desapariciones forzadas, son los mismos símbolos, los mismos gritos, las mismas peticiones de verdad, justicia, ‘¡vivos se los llevaron, vivos los queremos!’, son las mismas canciones”, refirió.

Ante esta situación, consideró que un claro mensaje de que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador quiere romper con las políticas del pasado sería que ratifique el reconocimiento de la competencia del Comité contra Desapariciones Forzadas de la ONU para que conozca casos particulares.

También hizo un llamado a las autoridades federales para que permitan que los expertos de ese Comité realicen una visita oficial a México, que se ha solicitado desde 2013.

Bachelet reiteró que México tiene cifras de homicidios propios de un país en guerra y advirtió en el federalismo un gran reto, pues es más complejo coordinar a las autoridades de tres diferentes niveles de Gobierno.

“Ustedes tienen leyes de todo, en México no faltan leyes, sino que hay que implementarlas, hay que hacerlas realidad, y esa implementación se hace mucho más compleja cuando se requiere que no sea sólo a nivel presidencial”, apuntó.

En sus últimas declaraciones antes de dejar el país, dijo que le preocupan el hacinamiento y la tortura en los centros de detención. 

Y resaltó que la Fiscalía General de la República tiene pendiente la designación del titular de la fiscalía especializada en materia de Derechos Humanos, así como la del fiscal especial para el caso Ayotzinapa.

Bachelet destacó el que desde la etapa de transición se le extendiera la invitación para visitar el país y que se haya concretado en el primer semestre del sexenio.


“Es un momento de transformación y de oportunidades que se ha abierto desde la llegada al poder del nuevo Gobierno. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha expresado su voluntad de implementar un cambio de paradigma: uno que asume la centralidad de los derechos humanos. Yo no solo reconozco esta determinación, sino que muestro mi voluntad y la de mi oficina en México de apoyarla”, indicó.