string(52) "Limita-UNAM-gastos-y-contrataciones-20190116-1466159"
Nacional

Limita UNAM gastos y contrataciones

El lunes entró en vigor el Programa de Racionalidad Presupuestal 2019, que será aplicado con carácter obligatorio

Reforma
miércoles, 16 enero 2019 | 22:24
Reforma

Ciudad de México— A partir de esta semana, personal docente y administrativo de la Universidad Nacional Autónoma de México tendrá que acatar medidas de austeridad para generar ahorros en la institución.
En la gaceta universitaria se indicó que desde el lunes entró en vigor el Programa de Racionalidad Presupuestal 2019, que será aplicado con carácter obligatorio en todas las entidades académicas y dependencias de la UNAM.
Éste comprende tres apartados: políticas de ahorro y austeridad en materia de servicios personales; prestaciones y estímulos, y servicios y materiales de consumo.
"Nuestra Universidad se identifica plenamente con los principios de racionalidad, austeridad, disciplina, transparencia, eficacia y eficiencia en el uso y aplicación de los recursos que la sociedad le ha confiado", expone.
"La nueva administración del País ha manifestado la necesidad de hacer más eficiente el gasto público y aplicar programas de austeridad en todas las instituciones (...) la Universidad, sin afectar sus funciones sustantivas, no puede ser ajena a los esfuerzos para mejorar la calidad de la inversión pública".
Para este 2019, detalla, los universitarios no tendrán recursos para eventos de fin de año ni obsequiar regalos con este motivo.
Además, el dinero asignado para sus reuniones de trabajo se reducirá en un 50 por ciento.
Tampoco se podrán crear plazas académico-administrativas, de confianza, ni administrativas, de base, con excepción de las que habrán de destinarse a la atención de nueva infraestructura y para las dependencias de vigilancia, seguridad y protección civil, siempre y cuando se cuente con la disponibilidad presupuestal.
La gaceta agrega que no se otorgará incremento salarial al personal con nombramiento de funcionario de los niveles uno al ocho; para la partida de horas extras del personal administrativo de base no se podrá destinar más del 80 por ciento de lo ejercido en 2018.
Ese mismo porcentaje es el tope para el pago de servicios profesionales independientes para operación de trabajos administrativos y de programas académicos.
Asimismo, se reducirán los gastos en los centros de estudios mexicanos en el extranjero hasta en un 20 por ciento.
Los viáticos y pasajes aéreos del personal se recortarán en 10 por ciento. Ese mismo porcentaje se disminuirá a la asignación al Programa de Extensión y Colaboración Académica.
También se informa sobre la reducción del 20 por ciento a "anuncios varios", encuadernaciones e impresiones.
De hasta el 15 por ciento a servicios de mantenimiento de equipo de cómputo, mantenimiento preventivo y correctivo del equipo de transporte, sin descuidar las buenas condiciones físicas y mecánicas de los vehículos de la UNAM.
Se plantea que no habrá adquisición de vehículos, con excepción de los que se otorguen a nuevas entidades y dependencias y los destinados a actividades de vigilancia, seguridad y protección civil, así como operación y mantenimiento de estaciones remotas y trabajo de campo.
Los recursos del rubro de Mensajería, Correos y Telégrafos disminuirán en un 50 por ciento, y para las partidas de Otros Servicios Comerciales, Artículos, Materiales y Útiles Diversos, en un 5 por ciento.
Se acotó que únicamente serán autorizadas remodelaciones en aulas, laboratorios y talleres donde se realicen actividades académicas.
No habrá remodelaciones en oficinas administrativas de ninguna entidad académica o dependencia universitaria.
Además, las dependencias de la administración central no contarán con presupuesto para la adquisición de mobiliario y equipo, con excepción de aquellas de nueva creación.
Queda prohibido destinar fondos para el uso de papelería personal y se cancelarán las invitaciones en papel para actos y ceremonias.
La UNAM también aseveró que no se autorizarán nuevas líneas de telefonía celular, con excepción de las destinadas a los servicios de vigilancia, seguridad y protección civil.
Para ahorrar en el suministro de energía eléctrica y agua, la institución llamó a los encargados de entidades académicas y dependencias universitarias a fortalecer sus programas en materia de ahorro y protección al medio ambiente.
Algunas medidas que la UNAM recomienda son instalar lámparas ahorradoras de energía o solares, revisar instalaciones para prevenir fugas, y evitar la compra de botellas de agua.