PUBLICIDAD

Juárez

Una larga historia de traiciones y crímenes

Jáquez Valdez, identificado como líder de la pandilla Doble A, se presume como blanco del ataque en el que murió su hijo Karim

Staff
El Diario de Juárez

domingo, 08 mayo 2022 | 07:53

El Diario de Juárez

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— Ramiro Jáquez Valdez, el hombre que acusó a René Gerardo G. S., probable líder de Los Aztecas, por el secuestro y desaparición de su esposa, Marisa Ferreiro Porras, fue asesinado mientras el Ministerio Público busca llevar nuevamente a juicio al hombre apodado “El 300”, informaron fuentes de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Personal de la Fiscalía dio a conocer el asesinato de Jáquez Valdez, la representación social está en espera de la resolución de las Salas Penales Regionales del Distrito Judicial Bravos, que podría estar lista en un mes a mes y medio. 

PUBLICIDAD

El asesinato de Ramiro no afecta el proceso porque sus testimonios, para un juicio futuro, se reproducirán por lectura, se explicó. 

A 24 horas del multihomicidio registrado en la avenida Tecnológico, la FGE declinó dar a conocer las líneas de investigación sobre la masacre ocurrida en plena vía pública, en la que dos menores de edad, hombre y mujer, murieron por múltiples impactos de bala de grueso calibre junto con cuatro adultos. 

Jáquez Valdez, identificado como líder de la pandilla Doble A, se presume como blanco del ataque en el que murió su hijo Karim, de apenas 10 años, a quien procreó con Marisa Ferreiro Porras, desaparecida en el 2016 a la edad de 25 años, de acuerdo con el archivo periodístico. 

El menor victimado fue testigo de la privación ilegal de la libertad de su madre por supuestas instrucciones de “El 300”, pero el delito no logró acreditarse, por lo que el pasado mes de agosto del 2021 fue absuelto y permaneció preso en el Cefereso de Oaxaca, hasta que cumplió la sentencia condenatoria que tenía pendiente por un proceso abreviado federal. 

Ya anteriormente esta persona había sido absuelta de los cargos de homicidio de tres personas en un bar de la ciudad. 

Caso Marisa

Marisa Ferreiro Porras fue presuntamente privada de su libertad el pasado 24 de agosto del 2016. Testigos aseguraron que la madre de familia se encontraba en una reunión con amigas cuando llegó un grupo armado y se la llevó por la fuerza.

Las primeras horas del sábado, la madre y suegra de Ferreiro Porras presentaron la denuncia por secuestro.

La mujer era acompañada por su hijo menor, a quien dejaron en la casa donde se realizaba la reunión, dijo entonces Ramiro Jáquez Valdez, esposo de Ferreiro Porras.

Los hechos, precisó, ocurrieron en una vivienda ubicada en la calle Valle de Abdalagis, de la colonia Parajes del Valle, en el suroriente de la ciudad.

El denunciante dijo que se comunicaron con él a su teléfono celular y le enviaron un video donde se observa a su esposa desnuda y la están golpeando.

“Me dijeron que reuniera lo más que pudiera, yo ya junté una cantidad de dinero, pero no se han vuelto a comunicar conmigo”, dijo en ese entonces Jáquez Valdez a El Diario. 

En ese entonces, el entrevistado inició la búsqueda de la mujer por medio de redes sociales a través de la página “Unidos por Marisa”; además, se llegó a ofrecer una recompensa hasta de 100 mil pesos por información para conocer su paradero, que hasta el momento se desconoce.

“Estoy muy desesperado, estas personas no se han vuelto a comunicar conmigo y temo por la integridad de mi esposa”, expuso Ramiro Jáquez Valdez.

Durante el proceso penal contra el “El 300”, Ramiro Jáquez Valdez fue detenido e ingresado al Cereso Estatal 3. Para ese momento había ubicado a uno de los probables agresores de su esposa y para agosto del 2018 le dio muerte en el Cereso estatal.

Daniel Quinn Calderón, de 36 años, fue agredido con tubos, armas hechizas por integrantes de la pandilla Artistas Asesinos, cuando iban a una audiencia judicial. 

Los reos agredidos eran acusados de la masacre ocurrida en el fraccionamiento Pradera de los Oasis y presuntamente estuvo presente cuando golpearon y videograbaron a Marisa Ferreiro. 

Según los datos aportados en su momento por la FGE, Jáquez conoció que el mensaje venía del número (656) 565-15005, por lo que buscó en la plataforma Facebook y encontró un perfil de un hombre del que descargó diversas fotografías para identificarlo. 

El MP también citó la declaración de un testigo de identidad protegida, quien el 7 de agosto del 2018 indicó que en septiembre del 2016 un sujeto para el que trabajaba, apodado “El 300”, le dijo que iban a pasar por él para llevarlo a un domicilio, que ahí se encontraba una mujer a quien tenían que desnudar, dar unos tablazos y videograbarla para que solicitara dinero y advirtiera que la iban a descuartizar. 

Colaboró en investigaciones

Aunque su figura no era de testigo protegido, Jáquez Valdez aportó datos para el esclarecimiento de varios hechos violentos cometidos en esta frontera. Datos de la FGE indican que el hombre detenido en presunta posesión de arma de fuego, junto a dos hombres más, aportó información para identificar al asesino de una estudiante del Tecnológico de Juárez, victimada en una de las entradas del Centro Comercial Las Misiones.

El probable agresor, con quien la deportista tuvo un altercado en un bar de la plaza ubicada en la avenida Tomás Fernández, se encuentra en el sexto lugar de los “más buscados” y es identificado como líder de la organización delictiva La Empresa.

Niños, víctimas de ataques armados

En el ataque perpetrado contra los tripulantes de un auto Spark y una camioneta blanca que los seguía, dos menores de edad fueron asesinados. Éste es el segundo hecho violento que involucra niñas, niños y adolescentes (NNA) en el mes de mayo.

En el primer caso, ocurrido el 2 de mayo, una niña de dos años y su padre fueron atacados a balazos, lo que los mantiene en coma desde entonces. El viernes, un niño de 10 años y una menor de edad fueron asesinados dentro del auto Spark, donde otra mujer y dos hombres quedaron sin vida.

El niño, hijo de Ramiro Jáquez Valadez, quedó en medio de los asientos delanteros en un intento fallido por protegerse, mientras que la otra menor quedó sin vida en el asiento trasero, donde un hombre trató de protegerla de los disparos. La menor recibió un impacto en una de sus manos. 

Las identidades que han trascendido de manera extraoficial hasta el momento son Roxana Marina C. M., Humberto A. N., Ramiro Jáquez Valdez, Salomón A. S., David R. R. y José Luis J. B. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search