Sigue en el limbo libramiento Guadalupe - Tornillo

El proyecto, anunciado en 2016, buscaba desfogar el tráfico de camiones de carga de la ciudad

Javier Olmos
El Diario de Juárez
sábado, 06 abril 2019 | 06:00
Omar Morales / El Diario de Juárez

Ciudad Juárez— Ofrecida para desfogar el transporte de carga de la ciudad que actualmente ha puesto en crisis los puentes internacionales en Juárez, la construcción de un libramiento que redirija ese tráfico al cruce de Guadalupe-Tornillo sigue en el limbo.

El proyecto fue anunciado en febrero de 2016 por el expresidente Enrique Peña Nieto con la intención de conectar dicho puente con la carretera Panamericana, pero nunca se concretó. Ese cruce, inaugurado ese año, por sus deficiencias, tampoco puede utilizarse.

En ese anuncio, el exmandatario dijo que las obras de lo que se llamaría el Libramiento de Guadalupe con la carretera 45, buscaban evitar el paso por Ciudad Juárez del transporte de carga.

“Si lo tuviéramos, que es algo imposible, no ayudaría en nada porque lo que falta es el recurso humano de Estados Unidos”, consideró el jefe de Gabinete estatal en Juárez, Mario Dena.

Peña Nieto anunció la obra al inaugurar el puente Guadalupe-Tornillo aunque a decir de Dena, éste tampoco sirve.

“Lo que se hizo fue un cruce fronterizo que no tenía ningún valor real, fue un movimiento político y de intereses particulares, nunca se concluyó y no dejaron terminada la infraestructura”, expuso.

Datos del Fideicomiso de Puentes Fronterizos de Chihuahua indican que el cruce se encuentra prácticamente en desuso.

Al día cruzan a Estados Unidos por esas garitas en promedio 800 autos particulares, cero autobuses, apenas dos camiones y seis peatones, de acuerdo con el fideicomiso que además reporta ingresos diarios por apenas 7 mil 500 pesos.

Mientras tanto, en la actualidad, avenidas aledañas a los puentes internacionales Libre y Zaragoza prácticamente se han paralizado debido a las interrupciones y cierres de los cruces de carga.

“La falta de infraestructura es sólo uno de los problemas de Tornillo, el mayor es que CBP no tiene equipo para procesar operaciones; actualmente sólo cruzan vehículos de carga vacíos”, dijo Sergio Madero, director del ente estatal.

“Por eso también no se ha detonado la demanda de aquel puente como no se detona en el mismo sentido ni se desfoga por Jerónimo-santa teresa, porque son empresas que se encuentran dentro de la mancha urbana y sus cruces son muy cortos”, agregó.

Dena aseguró que la actual administración estatal está viendo la manera de reactivar el proyecto de la construcción del libramiento, pero antes será necesario reevaluarlo.

Lo anterior porque, señaló, en la primera estimación del costo que supera los mil millones de pesos, según archivos periodísticos, “se apreciaban algunos sobreprecios”.

“Falta muchísimo, estamos viendo cómo terminarlo”, manifestó.

Dijo que ha visto el tema con el administrador general de Aduanas, sobre “qué tenemos que hacer para que se reactive, la inversión federal con la conectividad del entronque Samalayuca”.

Porque “no es nomás hacer la carretera y que ya crucen, falta infraestructura de aduanas de ambos lados”, agregó.

El Fideicomiso reportó que invirtió una cantidad no especificada para poner en operación los taludes que de lado mexicano quedaron incompletos.

Archivos periodísticos establecen que la administración general de Aduanas en esta frontera advirtió en 2017 la subutilización de esa infraestructura fronteriza ante la falta de una inversión de mil millones de pesos.

Indicó que el 90 por ciento de los cruces fronterizos que se hacen en el puente Libre y en el Zaragoza son operaciones de carga local de servicio a la industria maquiladora de la ciudad.

“Por eso también no se ha detonado la demanda de aquel puente como no se detona en el mismo sentido ni se desfoga por Jerónimo-Santa Teresa, porque son empresas que se encuentran dentro de la mancha urbana, son cruces muy cortos”, dijo.

Expuso que las operaciones de tráfico fuera de las ciudades son relativamente pocas.


[email protected]