Juárez

Se pone los guantes por los más jóvenes

Retirado del boxeo profesional, Víctor ‘Dragón’ Pasillas convierte vieja bodega en gimnasio para ayudar a alejar a menores de la violencia

Omar Morales/ El Diario de Juárez
Omar Morales/ El Diario de Juárez

Eduardo Lara
El Diario de Juárez

domingo, 04 abril 2021 | 14:52

Ciudad Juárez.- El histórico boxeador Muhammad Ali solía decir que “los campeones no se hacen en gimnasios, están hechos de algo inmaterial que tienen muy dentro de ellos. Es un deseo, un sueño, una visión”, y esa voluntad es lo que ha motivado a Víctor “Dragón” Pasillas a adecuar un viejo “bodegón” junto al Río Bravo para convertirlo en un espacio para que niños y jóvenes tengan un acercamiento con el deporte a través del boxeo y alejarlos de la delincuencia y otros vicios.

Originario de Ciudad Juárez, y con 34 años de edad, Víctor ha puesto punto final a su carrera como boxeador profesional, sin embargo, su amor por el deporte lo ha llevado a ver por las futuras promesas juarenses, ayudando a muchos de estos jóvenes a sobrellevar las dificultades de la vida.

“Yo siempre digo que crecí en el barrio, soy de la colonia Josefa Ortiz de Domínguez y adoptado por las colonias Altavista y Felipe Ángeles, por lo que conozco muchas de las situaciones por las que estos jóvenes atraviesan”, comentó.

La apertura de un gimnasio en la colonia Franja Sara Lugo, junto al bordo del Río Bravo, se realizó con la intención de ayudar a los niños y jóvenes que de alguna manera se han visto afectados por la violencia.

“Queremos que puedan ocupar sus mentes en algo positivo y qué mejor que en el deporte, en una actividad donde puedan gastar energías, porque en la actualidad se les puede hacer muy fácil tomar caminos equivocados”, dijo Pasillas.

Junto a Víctor, otros boxeadores profesionales y expertos en este deporte se han sumado a la iniciativa, tales como Miguel “Mickey” Román; Miguel “Comandante” Zamarripa; así como el entrenador, Javier “Negro” de la Rosa, quienes comparten sus conocimientos con las nuevas generaciones.

“Cuando entrenan los niños, me gusta ponerles las peleas de mi amigo ‘Mickey’ Román, la verdad fueron más de tres meses de mucho trabajo para poder rehabilitar este espacio, esto era puro cascarón y poco a poco lo adaptamos para que los jóvenes tuvieran dónde entregarse al deporte, por lo que estoy muy agradecido con mi familia y compañeros, porque sin su apoyo, esto no hubiera sido posible”, afirmó.

Para “Dragón”, a pesar de los esfuerzos de los promotores por sacar de tierras fronterizas a un campeón mundial, el camino no ha sido el correcto, por lo que recomendó voltear hacia atrás para conocer cuáles podrían ser los errores y corregirlos para que en un mediano o largo plazo, esa meta pueda ser cumplida.

“La mayoría de los promotores de la ciudad quieren sacar a un campeón del mundo, pero si no se ha dado, es porque algo se está haciendo mal, hay que ver en qué estamos fallando, porque Juárez, tiene mucho talento en este deporte”, puntualizó.

El inicio de su carrera

Con un récord de 24 peleas, 18 de ellas ganadas por la vía del knockout, Pasillas cuenta a El Diario cómo fue abrir este espacio, le recordó cuando él tuvo su primer acercamiento al boxeo, experiencia que ahora comparte con sus estudiantes.

“Debuté como profesional en el 2008, y la verdad es que gracias al deporte he llegado a conocer a muchas personas, pero más allá de eso, es demostrar que sí se pueden hacer las cosas; yo tuve la oportunidad de acercarme sin tener ni un peso al gimnasio Manuel Auza Prieto y me aceptaron y fue así como pude desarrollarme y eso mismo queremos hacer con los niños aquí”, explicó.

Aunque el uso del gimnasio instalado por Víctor tiene una cuota de recuperación, el personal realiza un análisis de la situación de cada niño y joven para que esto no represente un obstáculo para el menor.

“La mayoría de los jóvenes quieren hacer, pero no se atreven, les falta ese empujón, y es por eso que nos gusta trabajar con ellos, sacarlos de su zona de confort y del uso excesivo de la tecnología para que ocupen su mente en otras cosas”, reiteró.

‘Tienen que ser mejores’

Actualmente, en el gimnasio entrenan más de 60 niños y jóvenes, de edades que van desde los cuatro hasta los 30 años de edad, a quienes no sólo se les enseña boxeo, sino que además son apoyados con terapia psicológica y asesorías con nutriólogos para cuidar su alimentación.

“Muchos de los niños nos dicen que quieren ser como sus maestros, pero nosotros les decimos que tienen que ser aún mejores, porque por algo no fuimos campeones del mundo, la intención de las terapias es que ellos aprendan desde muy temprana edad a no perder el piso, a centrarse en valores”, comentó.

Sin embargo, las terapias también son con la intención de ayudar a aquellos jóvenes con problemas aún más delicados, “la verdad me duele mucho cuando llegan niños que los traen sus abuelos o sus hermanos más grandes porque la violencia les arrebató a sus padres, es muy desgarrador, porque a tan temprana edad ya no tienen a sus papás con ellos, es algo que sí toca las fibras del corazón”, expresó.

A pregunta expresa sobre cómo los juarenses pueden alcanzar una mejor comunidad, Víctor únicamente indicó que lo más acertado es ayudar a quien lo necesite, sin importar el sector en donde vivamos o si obtendremos algún reconocimiento.

“Creo que los golpes más duros los da la vida, falta aceptación y que reconozcamos nuestros errores y sepamos pedir perdón. Necesidades hay en toda la ciudad, sin importar dónde vivas, lo importante es tener esa capacidad de ayudar de manera callada y sincera”, concluyó.