Juárez

Sale adelante con sus ventas

Don Faustino comercializa pelotas desde hace cinco años en las calles de Juárez

El Diario

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

domingo, 15 noviembre 2020 | 13:51

Ciudad Juárez.- Buscando el ingreso económico que le permita sufragar sus gastos, don Faustino Torres recorre a diario las calles de la ciudad para ofrecer los globos y pelotas inflables, pero de estos productos ya tiene pocos, luego de que cerró la fábrica que se los enviaba desde Guadalajara, Jalisco.

                                            

Aunque afirma que la pandemia de Covid-19 no le ha afectado, reconoce que las ventas ya no son igual que antes y esto lo ha obligado a bajar el precio de estos inflables.

                                            

Con 65 años de edad, don Faustino, originario de Jiménez, tiene cinco años en esta frontera y desde que llegó se ha dedicado a la venta de estos artículos, pues siempre ha comercializado distintos productos, actividad que también desempeñaba en su ciudad natal.

                                            

“Antes tenía un negocio donde vendía las pelotas inflables de varios diseños, entre ellas con figuras de animales y personajes de la televisión, pero me pasaron muchas cosas, hubo un momento en que mi familia se alejó de mí y me vine para acá”, explica.

                                            

“Entonces”, dice, “yo soy aferrado a esto, además de que por la edad ya no me ocupan en ningún lado, si alguien sabe de quién me pueda ocupar, dejo la venta de globos por un rato, al menos durante la pandemia”.

                                            

Don Faustino dice que aunque la pandemia no le ha afectado, cerraron la fábrica de Guadalajara de donde le mandaban los productos, y desde marzo ya no tiene un buen surtido.

                                            

Actualmente sólo le quedan cerca de 200 pelotas, pero no tiene más y si se le terminan no sabe de dónde se va a surtir.

                                            

Cada pelota la vende en 15 pesos con distintos diseños, pero cuando tenía una variedad más amplia y las vendía hasta en 25 pesos o más, pero ahora lo que trata es de venderlas para sacar con que comer y pagar la renta.

                                            

Comenta que tenía un ahorro de 12 mil pesos en el banco, pero de ahí está sacando para mantenerse y ya le queda poco, por eso le preocupa no encontrar un empleo cuando se le acaben las pelotas inflables.

                                            

“He estado indagando en algunos lugares donde venden artesanías y otros productos al mayoreo, quizá me ponga a vender algo de eso”, dice don Faustino.