Juárez

Recuerdan a víctima

Susana González era madre de seis niños, muy paciente y tierna, pero también era víctima de violencia familiar

Hérika Martínez Prado/
El Diario
sábado, 09 marzo 2019 | 06:00
Gabriel Cardona

Susana González era madre de seis niños, muy paciente y tierna, pero también era víctima de violencia familiar; el año pasado fue encontrada golpeada y colgada en su vivienda, denunció su mamá, Blanca Estela González.

Hoy “hace 10 meses que sepulté a mi hija”, dijo quien decidió conmemorarla con un mural de su rostro en una barda ubicada en la calle Adolfo de la Huerta y la avenida De la Raza, el cual fue plasmado por Maclovio Fierro Hurtado del Grupo de Acción Revolucionaria (GAR).

A los 31 años Susana fue encontrada el 5 de mayo de 2018 colgada dentro de su casa en la colonia Héroes de la Revolución. Su causa de muerte fue asfixia por estrangulamiento, pero su cuerpo tenía varios golpes, por lo que el principal sospechoso de su familia es su esposo.

“La colgaron para hacerlo ver como un suicidio. Él la encontró, pero entre las incongruencias que dijo en su declaración fue que salió de la casa a las 11:00 de la mañana y regresó a las 4:30 de la tarde, pero según la autopsia ella murió a las 2:53 y él llamo a la Policía a las 3:20, ¿por qué las autoridades no ven eso?”, cuestionó su hermana, Mónica González. 

Susana tenía seis hijos, de dos, tres, seis, ocho, nueve y 10 años de edad, pero desde que murió, el padre y la abuela paterna de los menores no permiten que la familia materna los vea, lamentaron al exigir a las autoridades que se resuelva el crimen.

Blanca Estela destacó que Susana permaneció dos ocasiones en casas de asistencia para mujeres violentadas en El Paso, pero en febrero de 2017 regresó a Juárez y 15 meses después fue asesinada.

“Que se haga justicia, que investiguen, que el responsable pague por lo que hizo, no se suicidó”, dijo la mujer mientras observaba cómo el artista urbano plasmaba el rostro de su hija.

Mónica, su hermana, también recordó a las mujeres que son víctimas de violencia familiar, que deben salir de esas condiciones de vida y apoyarse en su familia.

“Que sepan que el amor de la familia es lo más grande, que la familia lo da todo por ti, que no permitan que las maltraten”, dijo la joven quien pintó pasteles junto al rostro de su hermana, ya que cocinar era una de las cosas que más disfrutaba Susana, a quien describieron como una madre paciente y tierna. (Hérika Martínez Prado)