Reciben una oportunidad de vida

Pacientes con algún trasplante exhortan a la población a donar órganos

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez
lunes, 02 diciembre 2019 | 06:00
Gabriel Cardona / El Diario de Juárez |

Ciudad Juárez— Nancy y Susana son dos mujeres que apenas pasan de los 30 años y al verlas se puede pensar que su vida ha transcurrido sin mayor problema, viendo un futuro con mucho por hacer; pero la realidad es distinta, pues han pasado por la difícil experiencia de luchar por su salud con tratamientos médicos prolongados y duros, hasta llegar a la necesidad de someterse a un trasplante de riñón para conservar su vida.

“Cuando se recibe la noticia de que tus riñones no funcionan adecuadamente, que tienes que someterte primero a un tratamiento esperando que se recuperen, luego a los procesos de diálisis y después, cuando ya no hay remedio, a un trasplante de órgano, das por terminados muchos planes que tenías en tu vida, porque ahora hay que luchar por vivir”, dice Nancy Granados, quien el miércoles cumple un año de haberse sometido a un trasplante de riñón.

“Después de que ya me había sometido a un trasplante de riñón y tener que hacerlo de nuevo porque también se afectó por el Lupus, la enfermedad que me ataca, llegué a una etapa de cansancio, de hartazgo, ya no quería otro trasplante y le mentía a mi familia diciéndoles que me sentía bien, cuando en realidad mi vida estaba en peligro si no recibía ese órgano”, comenta Susana Poblano, también receptora de riñón. 


Concientizan sobre donación

Ahora, tras pasar por esa dura experiencia de estar a punto de morir sino recibían un riñón, junto con otras personas de la Asociación Implantación, Rosa María, Nancy y Susana promueven en la comunidad fronteriza la donación de órganos como alternativa para salvar vidas, ya sea de un familiar, un amigo o un desconocido, lo importante es hacerlo, dicen. 

Precisamente, el próximo miércoles 4 de diciembre, Nancy cumple el año de que recibió el riñón de parte de su prima Azucena Orozco, gracias a lo cual, dice, se mantiene con vida, y llevando a cabo sus actividades cotidianas de manera normal, salvo los cuidados especiales para mantener su salud, mientras que su familiar también hace una vida normal, pues el trasplante fue exitoso.

Nancy explicó que hace cinco años le detectaron la enfermedad en sus riñones, mal que se agravó durante su embarazo, por las mismas condiciones a que se somete el organismo durante un proceso de gestación; lo encontraron por la presión alta, además de que en los estudios de sangre marcaron un alto nivel de toxinas como la creatinina y la urea.

“Me sentí devastada, es perder la salud que uno tenía, quería tener más familia pero ya no se podía con esta enfermedad, pues sería mucho riesgo para mí y el bebé”, expresó.


Tratamiento y recuperación

A partir de ahí, explica, empezaron los tratamientos médicos y una dieta alimenticia estricta, en lo cual estuvo durante tres años, pero luego siguieron los procesos de diálisis en el Instituto Mexicano del Seguro Social, a lo que se sometió por espacio de ocho meses y a ello siguió el trasplante de riñón que le donó su prima Azucena.

Ahora está en proceso de recuperación, que es de dos años, pero el primero más intenso por los cuidados para prevenir infecciones o el contagio de alguna enfermedad, ya que las defensas del organismo son muy bajas luego del trasplante, derivado también por los medicamentos que se ingieren para que el organismo acepte el nuevo órgano.

“Ya voy a cumplir el año del trasplante, y así como yo pude salvar mi vida con la donación que me hizo mi prima, mucha gente puede ayudar donando uno de sus órganos, ya que esto significa la vida para otras personas, sean amigas o no, lo que importa es donarlo”, señala Nancy.

A nivel nacional hay 21 mil personas en la lista de espera por un riñón y aunque en Ciudad Juárez no tenemos el dato, sabemos que hay alrededor de 6 mil con males renales y muchas de ellas requieren de un trasplante que les permita vivir, dijo Rosa María Ortiz, directora de la Asociación Implantación “Rosa María”.

“Lo importante es donar un órgano, en este caso el riñón, como ocurrió conmigo, que ya he recibido dos para poder vivir, el primero de mi esposo y el otro de mi hermana Angélica”, comenta Susana Poblano.

A ella se le dañaron los riñones por el Lupus, enfermedad que afecta los distintos órganos y se debe en la mayoría de los casos a cuestiones hereditarias, aunque en su caso no fue por eso, dice.

La afección de sus órganos ocurrió desde que tenía 15 años de edad, y durante 19 años ha enfrentado los procesos de tratamiento médico y distintos cuidados, hasta llegar al trasplante, primero de un riñón de su esposo Luis Alberto Jiménez, que también exhorta a la población a ser donante de órganos, pues no afecta para llevar una vida normal, dice.

Después de recibir el órgano donado por su pareja, Susana estuvo seis años sin problemas, pero el Lupus le volvió a dañar el riñón y fue necesario otro trasplante, al cual, afirma, ella se resistía, pues consideraba que era inútil y para tranquilizar a su familia les decía que se sentía bien, aunque las condiciones de su cuerpo demostraban lo contrario, pues perdía peso y cabello.

Finalmente aceptó someterse al segundo trasplante en mayo del año pasado y ahora participa junto con otros receptores de riñón, en este grupo que promueve la donación de órganos como una alternativa para dar vida a otras personas.

Somos una comunidad que estuvimos debatiéndonos entre la vida y la muerte, somos un testimonio de vida por la donación de un riñón, por eso, partiendo de nuestra propia experiencia, damos a conocer a la comunidad toda la información posible sobre los males renales, dice sobre ello Rosa María Ortiz, también receptora.


Llevan información a empresas

Por eso, y como parte de las acciones para concientizar a la comunidad sobre la importancia de la donación de órganos, el 1 de marzo de 2020 se efectuará una carrera pedestre en el parque El Chamizal, con una distancia de 3 kilómetros, en donde además se repartirá material de información sobre los cuidados para prevenir enfermedades renales.

Destacó que este grupo tiene entre sus objetivos promover la donación de órganos, pues existen muchos mitos sobre esto, lo que conlleva a que quienes necesitan de un órgano para seguir viviendo no lo puedan conseguir.

Comentó que como asociación van a las empresas a dar información en detalle sobre la prevención y cuidado renal, tanto las maquiladoras cuando organizan ferias de salud, como en otras compañías y en instituciones educativas.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, un trasplante de riñón es un procedimiento quirúrgico para colocar un riñón sano de un donante vivo o fallecido en una persona cuyos riñones ya no funcionan adecuadamente.

Las personas con enfermedad renal terminal deben eliminar los desechos del torrente sanguíneo a través de una máquina (diálisis) o un trasplante de riñón para mantenerse con vida.

Asimismo, se indica que realizar actividad física, no fumar, llevar una dieta saludable, comer con poca sal y poca azúcar y chequearse regularmente la presión arterial, pueden prevenir la hipertensión y la diabetes tipo 2, y si se padecen estas enfermedades, debe mantenérselas bajo control para evitar que lleven también a generar daños en los riñones.