Juárez

‘Me obligaron policías a abrirles’

Adolescente retenido narra ante el Ministerio Público supuesto abuso de estatales

Staff
El Diario de Juárez

domingo, 07 junio 2020 | 10:54

“Un agente me dice que me suba a una de las unidades y me llevan a la casa y ahí me dijeron que me bajara, me obligaron a abrirles la puerta”, narró el menor que fue detenido por los policías de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) que actualmente enfrentan un proceso penal acusados de robo y abuso de autoridad.

“Les dije que si no necesitaban una orden para hacer eso”, continuó el adolescente, “me dijeron que no, que ellos venían de Chihuahua y que venían directamente a la casa y de ahí entramos y, como la puerta de adelante estaba cerrada, nos dirigimos por la puerta del patio de atrás”.

Al rendir declaración ante el Ministerio Público (MP), el menor de edad explicó que todo inició como a las 13:30 horas del pasado 30 de enero en la calle Isla Tasmania –al poniente de Ciudad Juárez– cuando iba caminando después de haber dejado a sus hermanas y los ocupantes de tres unidades de la “Policía Estatal” que iban encapuchados se aproximaron a él, descendieron de los vehículos oficiales de reciente modelo y uno de ellos le ordenó que los acompañara.

De ahí lo llevaron a la casa propiedad de José Ángel Magaña Monge, quien el 31 de enero del 2020 interpondría la denuncia penal por esos hechos y el 22 de marzo siguiente fue asesinado. En la comparecencia del adolescente ante el MP se establece que Magaña es su tío, aunque en notas periodísticas había sido identificado como el padre del menor.

El querellante dijo al MP que al estar en el interior de la casa propiedad de su familiar, los policías desconectaron el módem y los cables de las cámaras de seguridad que había en la vivienda –sin precisar dirección–, luego le ordenaron que se tirara al piso y empezaron a “hacer un desorden y sacar cosas”.

Presuntamente los agentes de la CES encontraron un closet chico que estaba cerrado con llave y lo forzaron, encontrando una caja fuerte de color negro y entre cuatro la arrancaron de la pared mientras otros policías revisaban toda la casa.

“Cuando terminaron de quitar la caja fuerte dijeron que ya era hora de irse y me levantaron con la cara agachada, pero la levanté y pude ver cómo un agente llevaba en sus manos almoroles, jugos, ropa y lo demás no alcancé a ver bien”, declaró el menor de edad para después precisar que se le ordenó cambiarse de ropa y por ello lo llevaron a una recámara donde había dos celulares y esto también fue sustraído.

Antes de salir de la casa los agentes presuntamente desconectaron la electricidad. Enseguida se encaminaron a la cochera y encendieron una camioneta Ford F-150 color arena de cuatro puertas, vehículo que después se mencionaría en el parte que rindieron los policías de la CES al consignar al menor de edad como presunto responsable de la posesión de 70 dosis de cocaína.

“Después de eso me esposaron y me subieron a la patrulla, sacaron la camioneta y de ahí nos fuimos pero no supe a dónde, porque en todo momento me dijeron que agachara la cabeza”, indicó el adolescente en su declaración, de la cual El Diario tiene una copia.

En otra parte de la comparecencia el menor expuso que los policías le dijeron que cooperara y no le iba a pasar nada. Más tarde le ordenaron firmar unas hojas y le explicaron que debía reconocer que lo habían arrestado al salir de la casa a bordo de la camioneta y con la droga para evitar darle problemas al tío, a sus padres y hermanas.

Por la tarde del mismo 30 de enero, refirió el menor de edad, fue trasladado a las instalaciones de la Fiscalía estatal, donde permaneció hasta el día siguiente que sus padres fueron a sacarlo.

Esa declaración fue presentada el jueves pasado al juez de Control Lorenzo Villar Chavarría por parte del MP como dato de prueba. Además, la representación social hizo del conocimiento del juzgador la querella de Magaña Monge, un video de los hechos en los que al parecer se observa a los policías involucrados y una relación de documentos que después fueron recuperados por Magaña, los cuales fueron dejados en la misma vivienda de donde los hurtaron.

La semana pasada el fiscal general del Estado, César Peniche Espejel, dio a conocer que en calidad de presuntos responsables de estos hechos fueron detenidos los policías Francisco Javier H. L., José Luis C. C., José S. L., José Antonio R. G., Julián Antonio G. A., Manuel G. C., Ricardo G. C., Cristóbal Isaac A. V. y Luis Alfredo A.

Además continúan prófugos dos agentes más.

La audiencia de vinculación o no a proceso de estas personas está programada para mañana. A pesar de que uno de los principios rectores del actual sistema penal es la publicidad, la diligencia se realizará de forma privada porque sigue vigente un acuerdo emitido por el Poder Judicial en el que no se permite la presencia de público en las diligencias, como una medida sanitaria contra el Covid-19, informó personal del Tribunal de Control.