Juárez

Mantienen rituales de la buena suerte

En vísperas de 2021, juarenses se apresuran a comprar artículos que atraigan salud, dinero, armonía y amor

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

jueves, 31 diciembre 2020 | 18:41

Ciudad Juárez.- Semillas de la abundancia, el borrego del año, la escoba para barrer malas vibras, braseros con incienso, velas, veladoras devocionales y pulseras son algunos de los artículos utilizados para despedir el año viejo y recibir el año nuevo, buscando con ello que todo mejore para quien los usa.

Como sucede cada año en los días previos al 31 de diciembre, la venta de estos productos se incrementa en los locales que los comercializan, como ocurre en los que se encuentran en los mercados, en donde hay de todo y para todos los gustos, dice Ana Moreno, propietaria de la Hierbería Azteca, en el Mercado Cuauhtémoc.

“Son muchos los artículos que la gente puede utilizar, de acuerdo sus gustos, pero no hay uno que sea el favorito, pues cada quien les encuentra a estos objetos su utilidad y nosotros se los ofrecemos, pero la gente no debe olvidar que la vida es uno mismo, la vida soy yo, no los demás”, dice la mujer, experta en asesorar sobre esta tradición anual.

La señora Moreno explica que uno de estos artículos es el brasero con incienso, el cual se quema para despedir el año viejo el día 31, y se vuelve a prender el día primero del año para recibirlo.

Al mismo tiempo, comenta, se hacen siete peticiones, las que la persona quiera, pero pueden ser la salud, armonía, sabiduría, humildad, alimento, amor y dinero.

También puede utilizarse la semilla de la abundancia, que son el garbanzo, frijol, maíz, arroz, trigo, lenteja y mostaza; se usan para que no falten el alimento y el trabajo, indica.

Cada quien les encuentra a estos objetos su utilidad y nosotros se los ofrecemos, pero la gente no debe olvidar que la vida es uno mismo, la vida soy yo, no los demás”

Otro rito de fin de año y del que llega son las 12 veladoras y velas, tomando una de cada color, que se abren el día ultimo del año y se van prendiendo una cada mes durante todo el año, a la vez que se le reza a la Divina Providencia, agradeciendo por todo, incluso por lo malo que nos haya ocurrido, dice Ana.

Para otras personas, explica, lo mejor es darse los baños de año nuevo y del que termina, bañándose para quitar la mala vibra con un jabón y hierbas previamente seleccionadas, además de una loción; al ponérselas se dice “en el nombre sea de Dios”. Esto se hace también el primer día del año, pidiendo que sea diferente para quien se baña.

Para usar los borregos que se dicen de la fortuna, estos deben cambiarse cada año, señala, se pone en una canasta en la entrada de la casa y se le colocan a un lado semilla y monedas, ritual que se hace para que el dinero que entra al hogar no se vaya tan fácil.

Además de estos artículos, este año la gente también está solicitando las pulseras de San Benito, los rosarios, mismos que se están utilizando para acompañarse en la oración y deseándose lo mejor a quien los usa.

“La gente no debe olvidar que lo que pasa es lo que uno hace, no por un año que a alguien le va mal, le ha ido mal en toda su vida” Ana Moreno Propietaria de la Hierbería Azteca en la comunidad y que es más sencilla, es comer las 12 uvas al tiempo que dan las 12 campanadas al llegar el nuevo año; al tiempo de consumir una uva se va pidiendo una deseo, lo que significa los meses del año por cada una de ellas.

Sin embargo, dice Ana, “la gente no debe olvidar que lo que pasa es lo que uno hace, no por un año que a alguien le va mal, le ha ido mal en toda su vida, pues si tienes 14 años de trabajo y solo uno no salió como esperabas, debes dar gracias por lo que recibiste en los otros años y que tal vez no aprovechaste”.