‘Hubo testigos en asesinato de Dana’

La tiré al suelo y le enterré la navaja, narra el presunto feminicida

Blanca Carmona/
El Diario
miércoles, 10 abril 2019 | 06:00

El presunto responsable del asesinato de la estudiante de la UACJ Dana Lizeth Lozano Chávez fue puesto a disposición de un juez de Control para que una agente del Ministerio Público le formulara cargos por el delito de feminicidio agravado. 

El crimen, presuntamente cometido por Andrés David H.S., exnovio de la universitaria, fue presenciado por varios testigos, se reveló ayer en la audiencia.

La representación social presentó la declaración que el sospechoso rindió ante el MP, en la que narró cómo forcejeó con la víctima antes de matarla.

“Todo comenzó en la cancha del parque, me fui haciendo para atrás, me topé con una barda y tiré a Dana sosteniéndola de los hombros y la giré y la tiré. Cuando la tenía en el suelo me puse encima de ella”, declaró.


Llamaron al 911 y no respondieron

Supuesto homicida se fue a bares y a cenar luego del crimen

Continuó: “Ya cuando me iba a parar vi que estaba como a dos metros un hombre, yo no supe si se cayó o empezó a correr y yo me puse nervioso, tomé la navaja de mi bolsa del pantalón, el cual era uno de mezclilla de color azul, la navaja es cromada con mango de madera, y se la enterré, no supe en dónde le di, sólo fue una vez”.

El acusado fue puesto a disposición del juez de Control Dirceu Ismael Solís Mendoza para que una agente del MP le formulara cargos.   

La fiscal dijo que en la presunta conducta de Andrés David, de 18 años, concurren las agravantes de haber actuado con misoginia, de atacar a una mujer embarazada, dejar el cadáver expuesto en la vía pública, la vulneración de la relación de noviazgo que existió entre ellos y que previo a la muerte, durante el noviazgo, él ejerció violencia contra la víctima. 

El sospechoso narró también que la noche del pasado 5 de abril, día en que se cometió el asesinato, se comunicó con Dana a través de mensajes de WhatsApp para preguntarle dónde trabajaba e ir a recoger un boleto para el concierto “Tecate Supremo”. 

Ella le respondió que estaba laborando en “Foro Café” y quedaron de verse, por lo que él buscó la dirección en Google y pidió un Uber para trasladarse.

Al llegar le envió otro mensaje y ella le dijo que lo iba a ver en el parque ubicado atrás del negocio, en las calles Bucarest y Haití de la colonia Progresista. Para ese momento eran como las 10:20 de la noche y al verlo ella le entregó el boleto, pero comenzaron a pelear porque él le dijo que lo iba a vender.

De acuerdo con la versión del sospechoso, la pelea subió de tono y ella empezó a rasguñarlo, lo arañó en la mejilla izquierda, en el cuello del lado derecho y en el pecho de lado izquierdo, además le dio un golpe con el puño cerrado en el labio inferior.

Para ese momento se encontraban en la cancha del parque y al caminar hacia atrás él topó con una barda y sucedió la agresión con la navaja.

Luego él recogió sus lentes y un celular que pensó era de él para luego salir corriendo hasta una ferretería, donde se detuvo para pedir el servicio de Uber en el que se trasladó hasta al gimnasio Chavira.

En el trayecto se dio cuenta que el teléfono era de Dana y lo tiró en un arroyo cercano al gimnasio, en la calle Toronja Roja. Después volvió a tomar otro Uber y fue al Pockets de La Cuesta, donde se reunió con cinco amigos a quienes minutos más tarde acompañó a cenar a un puesto de hotdogs.

Cuando Andrés David estaba cenando su mamá se comunicó para preguntarle si con él se hallaba Dana, lo que negó. Minutos más tarde la mamá de la víctima también le llamó para lo mismo y respondió que no. 

Después el acusado estuvo en dos bares y de madrugada llegó a su casa. Horas más tarde policías ministeriales fueron a buscarlo y los acompañó a rendir una declaración, fue liberado y posteriormente le pidieron que volviera a presentarse.

En su declaración Andrés David dijo que desde octubre del año pasado había terminado el noviazgo con Dana pero continuaban viéndose.

En la audiencia realizada ayer la fiscal también citó la declaración de un guardia de seguridad del Instituto de Ciencias Biomédicas de la UACJ, Ricardo Gerardo Ortega López, quien dijo que el 5 de abril como a las 22:45 horas se encontraba en la caseta número 3 de ese instituto en Hermanos Escobar y Plutarco Elías Calles, cuando se acercó un vehículo del que bajó una mujer con uniforme blanco que estaba exaltada y llorando. 

Ella le dijo al guardia que era estudiante de ese plantel, le pidió que la dejara entrar porque tenía miedo ya que en el parque había visto a “alguien golpeando a una muchacha, quien pedía auxilio”. La mujer señaló que ya había llamado al 911 y no le contestaban.

El guardia no le permitió la entrada, le dijo que ya estaban puestas las cadenas y la mujer –quien iba acompañada por un hombre que no bajó del carro– se retiró. El guardia le avisó a sus compañeros y tres de ellos fueron al parque que estaba muy oscuro y se dividieron para buscar a quien pudiera haber estado pidiendo ayuda, explicó la fiscal al Tribunal. 

Uno de los guardias también marcó al 911 y no le respondieron, por lo que iniciaron la búsqueda y uno de ellos localizó a la víctima tirada entre unos árboles con tierra en la cara.

Dos de los guardias se retiraron porque concluyó su horario de trabajo y uno de ellos, quien también es paramédico y observó que la mujer ya no tenía signos vitales, se quedó en el lugar esperando una unidad de Seguridad Pública.

Al practicarle la necropsia de ley a la víctima se determinó que Dana tenía de cuatro a seis semanas de embarazo y como causa de muerte se determinó que se desangró tras sufrir una laceración de la arteria carótida derecha.

Ayer el sospechoso decidió no rendir declaración ante el juez. La continuación de la audiencia quedó programada para el próximo viernes a las 10 de la mañana y se le impuso al acusado la medida cautelar de prisión preventiva. (Blanca Elizabeth Carmona / El Diario)


[email protected]