Juárez

Galería: Sacerdote recorre las calles de su comunidad por Domingo de Ramos

La Diócesis de Juárez suspendió desde el 22 de marzo las misas dominicales por la emergencia sanitaria ante el Covid-19

Fotos: Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

domingo, 05 abril 2020 | 17:33

Ciudad Juárez— Con el fin de llevar un momento de paz y fortaleza a los juarenses, el sacerdote Jorge Alfonso García Martínez de la parroquia San Francisco de Asís recorrió hoy las calles de su comunidad, en una procesión de Domingo de Ramos con el Santísimo.

Debido a la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus (Covid-19), la Diócesis de Juárez suspendió desde el 22 de marzo las misas dominicales, por lo que el religioso decidió recorrer las calles de su comunidad parroquial, la cual abarca diversas calles de los fraccionamientos Oasis y El Granjero, para que sus files salieran a la puerta de sus casas con sus ramos en las manos. 

Atentos al toque del tambor que anunciaba el Santísimo Sacramento se acercaba, los fronterizos salieron a sus puertas o se acercaron a su esquina más próxima con palmas, biblias, imágenes religiosas, aguas e incluso ramos creados con ramas de sus propios árboles. 

“Realizamos esta procesión con el Santísimo buscando llevar a los fieles católicos un momento de paz, un momento de fortaleza, queriendo compartir la fe un momento que estamos experimentando esa necesidad de sentirnos en comunidad. El objetivo fue ese, llevar un momento de paz, de consuelo, de fortalecer la fe”, informó el sacerdote.

El religioso recorrió las calles en la parte trasera de una camioneta pick up, protegido con un cubrebocas de la propagación del virus, con el Santísimo Sacramento que para los católicos es Jesús presente en la eucaristía, explicó. 

“Esta pandemia ha descubierto nuestra fragilidad de seres humanos y nos fortalece sintiéndonos más hermanos y más unidos. Nos ayuda a descubrir a Dios y a compartir lo que tenemos y compartir nuestra fe”, dijo el sacerdote quien por tres horas bendijo a los fieles que salieron a sus casas con devoción y lágrimas, en el inicio de la Semana Santa.

Después de 19 años de sacerdote este fue el primer Domingo de Ramos en el que los fieles no pudieron acercarse a la iglesia, pero aunque “la iglesia está cerrada, la comunidad católica está viva”, destacó García Martínez.

“En el encuentro con las personas constatamos la emoción, la necesidad de sentirse consoladas, abrazadas, la necesidad de en comunidad. Comenzamos una Semana Santa, con este Domingo de Ramos, muy diferente, pero también yo creo que a través de esta situación, de esta pandemia que nos ha alcanzado, tenemos mucho que aprender como creyentes, como cristianos, como católicos: descubrir a Dios en medio de esta situación”, apuntó. 

Debido a la suspensión de las misas dominicales masivas, la iglesia católica ha transmitido a través de radio, televisión e internet sus celebraciones en diferentes iglesias. Así ocurrió ayer, con la celebración de Domingo de Ramos que ofreció el obispo José Guadalupe Torres Campos, a las 9 de la mañana y que se retransmitió a las 12 de la tarde. 

Las diversas parroquias los sacerdotes continuarán con las actividades durante la Semana Santa a través de sus páginas de Facebook, así como de la Diócesis de Juárez.

Los sacerdotes celebrarán a puerta cerrada en sus iglesias los días Jueves Santo, Viernes Santo y la Vigilia Pascual, informó el párroco de San Francisco de Asís.

“Esta pandemia nos ayuda a descubrir a Dios, no solamente en el templo o en las procesiones multitudinarias, nos ayuda a descubrir a Dios en esas personas que están sufriendo, en esos matrimonios que están orando con sus familias, en esos niños que salen a nuestro encuentro. Nos ayuda a descubrir a Dios en tantas personas que están dando parte de su vida estas situaciones de los hospitales, los médicos, las enfermeras, los medios de comunicación”, señaló el sacerdote.