Juárez

Fotos y video: Sus cenizas, entre pétalos de rosas

Cumplen última voluntad de doña Modesta, madre que murió sin poder encontrar a su hija

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Su hija carga la urna
Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Momento en que lanzan las cenizas
Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Con un abrazo fraterno le dieron el último adiós
Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / El presbítero Francisco García dirigió palabras de consuelo a los deudos
Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Su hija Manuela Núñez Gómez aseguró que seguirán buscando a su hermana Claudia
Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Las cenizas de Modesta en medio de amistades y familia

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

miércoles, 30 septiembre 2020 | 11:05

Al grito de “¡Porque vivas se las llevaron, vivas las queremos!”, las cenizas de Modesta Gómez fueron esparcidas ayer entre pétalos de flores en la sierra de Juárez, donde pidió ser despedida para seguir buscando eternamente a su hija Claudia Antonia Núñez Gómez, desaparecida el 14 de agosto de 2008 a los 32 años de edad.

Durante los últimos 4 mil 426 días de su vida, doña Modesta se dedicó a buscar a su hija por las calles de la ciudad y la sierra de Juárez, donde finalmente recibió el último adiós, después de morir el sábado pasado a causa de un enfisema pulmonar, aunque vivió los últimos cuatro años con cáncer de colon. 

Con las cenizas de su “mamá-abuela”, Diana Claudia y José Fernando, de 23 y 19 años de edad, despidieron ayer a su segunda madre, ya que tras la desaparición de su mamá fue su abuela quien se encargó de ellos.

“Ella quiso que la tiráramos aquí porque aquí buscamos a mi mamá por todos los cerros, y su última voluntad fue ser tirada aquí. Le cumplimos su deseo y aquí anda mi mamá ya… ella quiso ser libre para seguir buscando a mi mamá”, narró Diana Claudia, luego de despedirse de las cenizas de su abuela desde la cima de un cerro ubicado cerca del llamado “Cerro del Caballo” a la altura del kilómetro 30 de la carretera a Casas Grandes.

Con la fotografía de su mamá plasmada en el pecho, la joven confesó lo difícil que fue perder a quien se hizo cargo de ella desde que tenía ocho años de edad. 

“La extraño mucho y fue muy duro todo esto… fue muy duro para mí porque yo viví desde que estaba chiquita con ella. Para mí es mi mamá”, relató entre lágrimas, acompañada de su hermano, quien en todo momento abrazó la urna con las cenizas de doña Modesta junto a su pecho.

Después de llevar sus cenizas a despedirse de la vivienda de donde salió Claudia Antonia el 14 de agosto de 2008, sus nietos, familia y las madres de otras mujeres desaparecidas y asesinadas en Ciudad Juárez llegaron hasta las faldas del cerro donde pidió ser despedida.

Siguiendo un camino de pétalos, sus hermanas de lucha, como ella les decía, gritaron consignas como “Ahora, ahora, serás indispensable. Presentación con vida y castigo a los culpables”, “Hija, escucha, tu madre está en la lucha”, “Justicia” y “¡Porque vivas se las llevaron, vivas las queremos!”.

El sacerdote Francisco García, acompañó una vez más a las madres para bendecir y orar por doña Modesta, de 69 años de edad.  

“Hoy su familia, las mamás, todos los que hemos venido, hemos traído sus restos para sembrarlos en este lugar. Digo sembrar porque lo que traemos ahí en esa urna son los restos de una mujer que representa la vida, que representa el esfuerzo, la lucha, que representa también la fragilidad… en este lugar reseco, árido, triste, dejamos los restos de doña Modesta y que ese signo de estar en medio de este lugar represente que sus deseos, sus luchas, sus búsquedas, continúan”, externó el sacerdote. 

El religioso rindió un homenaje a la mujer y sus luchas, sus alegrías, sus esperanzas, sus dolores, sus llantos, sus fragilidades, sus enfermedades y todos los recuerdos que dejó en quienes la despidieron. 

Yadira Cortez, activista de la Red Mesa de Mujeres de Ciudad Juárez, destacó que con su muerte no terminan ni la exigencia ni la búsqueda de su hija.

“Estamos aquí para decir que no pararemos, seguiremos en la lucha, seguiremos en la búsqueda y doña Modesta nos deja un legado que es su deseo de búsqueda, su deseo de lucha en las condiciones que sea y en donde sea”, dijo Yadira al recordar a la mujer quien por más de 12 años buscó a su hija sin descanso.

Manuela Núñez Gómez, hija de doña Modesta también aseguró que su familia seguirá buscando a su hermana y al resto de las hijas de las otras madres, quienes con la consigna “ni una más” despidieron a su hermana de lucha. (Hérika Martínez Prado / El Diario)

hmartinez@redaccion.diario.com.mx