Juárez
Ataque a estatales

Era casa de seguridad lugar de la refriega

En diciembre intentaron matar desde esa vivienda a otros policías que indagaban asesinato de municipales

Staff/
El Diario de Juárez

domingo, 23 febrero 2020 | 06:00

Dos personas detenidas, una de ellas lesionada; seis personas muertas y el aseguramiento de dos armas R-15 así como de decenas de casquillos percutidos es el saldo del enfrentamiento a balazos ocurrido la tarde del viernes pasado en la colonia Kilómetro 29, informó la Fiscalía estatal al señalar que está en proceso una investigación. 

La dependencia también indicó que se aplicará una excluyente de responsabilidad para los elementos que dieron muerte a los seis civiles, al consideraron que actuaron en defensa propia. 

Dos de los fallecidos fueron identificados extraoficialmente como Víctor Manuel Meléndez Castillo, apodado “El Mecánico” de 30 años y José Ramón Sotelo Hernández, “El Pepé”, de 36 y al parecer es integrante de la pandilla “Los Mexicles”.

Ambos fueron detenidos en diciembre del año pasado como implicados en el ataque a los policías que buscaban a los responsables del homicidio del comandante de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) Ricardo Armando Cerón Meléndez, de acuerdo con datos periodísticos basados en la cobertura de audiencias judiciales.

Meléndez y Sotelo fueron vinculados a proceso penal pero se les permitió gozar de libertad durante el desarrollo de la misma. Ayer familiares de estas personas indicaron que al salir libres, los dos volvieron a delinquir.

“Yo soy pariente lejano de uno de los presuntos sicarios. El 5 de diciembre del 2019 detuvieron a tres, que son ahora tres de los muertos. Uno de ellos es Víctor Manuel Meléndez, él salió libre el 12 de diciembre y a las mismas… esa casa donde fue escenario donde quisieron agredir a un elemento ministerial el 6 de diciembre”, dijo un familiar de los fallecidos. 

En diciembre estas personas al parecer atacaron a dos agentes ministeriales que participaban en un operativo tras el asesinato de Cerón. Desde la misma casa donde ocurrieron los hechos el viernes pasado, ubicada en la calle Crisóforo Caballero número 11517 de la colonia Kilómetro 29, les dispararon  a los ministeriales en aquélla ocasión. 

Un hombre identificado como Rogelio Rojas Rojas presuntamente intentó matar a los ministeriales. Él fue detenido junto con Víctor Manuel y José Ramón, se le acusó del delito de homicidio en grado de tentativa y quedó detenido. Mientras que a los otros dos hombres al parecer se les aseguraron 440.6 gramos y 324.7 gramos de mariguana, respectivamente, se les acusó de posesión simple de droga y salieron libres. 

Una de las personas muertas fue identificada extraoficialmente como Nayeli de 21 y esposa de José Ramón Sotelo Hernández. Otro de los ultimados respondía al nombre de César Boga, quien al parecer era el líder.

Ayer, en un comunicado de prensa, personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) Zona Norte dio a conocer que en el lugar de los hechos policías de los tres niveles de gobierno abatieron a tres hombres y a una mujer. Todos se hallaban en el segundo piso de la casa de seguridad; otra que resultó ilesa fue detenida e identificada como Griselda G.G., de 23 años de edad.

Otro presunto delincuente que portaba un arma de calibre 9 milímetros huyó del exterior de la casa de seguridad a bordo de un vehículo Mitsubishi Mirage de color gris rumbo a un cerro pero al llegar a una parte alta bajó para tratar de correr y fue ultimado.

Otro hombre fue asegurado en las calles Cerro Alto y Punta Grande luego de una persecución. A él se le encontró un arma de fuego de calibre .357.

En el interior de un vehículo fue localizado el cadáver de un masculino. 

En una búsqueda por varios sectores, así como la casa de seguridad, elementos de Servicios Periciales adscritos a la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) y al Ministerio Público aseguraron lo siguiente dos armas largas calibre 223; también 832 casquillos calibre 223; 128 casquillos calibre 9 milímetros y 78 casquillos 308. 

Las armas aseguradas fueron enviadas al laboratorio forense en donde serán sometidas a diversos estudios científicos para determinar sí han sido utilizadas en hechos de homicidios.   

Vecinos del lugar reportaron que la saca de seguridad era un refugio y veían que a diario entraban y salían muchos jovencitos que “iban a comprar algo”.

redaccion@redaccion.diario.com.m