Juárez

Acepta juez haber tomado

Reporte de Tránsito indica que también iba armado

El Diario de Juárez

Blanca Elizabeth Carmona
El Diario de Juárez

viernes, 24 mayo 2019 | 11:52

Ciudad Juárez— El juez Jesús Pérez-Gallardo Alvarado, detenido según Tránsito Municipal en estado de ebriedad y portando un arma de fuego, afirmó que el día de su arresto sí tomó, pero no estaba ebrio. 

Al ser entrevistado ayer, cuando se presentó a trabajar para encabezar dos juicios orales –uno de homicidio calificado y otro correspondiente a un abuso sexual infantil–, dijo que todo el asunto se trata de un “golpeteo político”, aunque también expresó que no pertenece a ningún partido político.

Indicó que se cometieron varias violaciones durante su detención. 

“Yo me había tomado unas cervezas pero no iba como tal (ebrio) y el arma no la traía, nunca estuvo en mi radio, o sea yo no sé por qué, desconozco el motivo. Yo no soy una persona que pertenezca a un partido político, nunca ha sido mi intención ni nada y yo sí vi que lo están haciendo como un golpeteo político”, dijo.

Agregó: “La Fiscalía General de la República (FGR), cuando hace su exposición ni siquiera pasó el control (de detención) porque todo estaba ilegal y así lo decretó un juez federal. Yo declaré y expuse lo que en realidad había pasado y obtuve mi libertad en ese momento”.

Pérez-Gallardo Alvarado fue detenido a las 03:30 horas del domingo pasado en la avenida Tecnológico y Simona Barba por agentes de la Dirección General de Tránsito Municipal (DGTM).

Al ser sometido a un examen médico se determinó que presentaba primer grado de intoxicación alcohólica, de acuerdo con datos dados a conocer por un agente del Ministerio Público (MP) de la Federación en una audiencia realizada el martes pasado en el Centro de Justicia Penal Federal y documentados en la carpeta de investigación número 1040/2019.

Al parecer Pérez-Gallardo portaba un arma de fuego calibre 9 milímetros fajada a la cintura, según documentaron los agentes de la DGTM que lo remitieron a la FGR a disposición del MP de la Federación, quien lo consignó al juez de Distrito por el delito de portación de arma de fuego.

Pérez-Gallardo señaló ayer que al ser arrestado se identificó con los oficiales y les señaló que tenía fuero y audiencias que atender, pero éstos no le permitieron hacer llamadas y lo subieron a una patrulla.

“Yo llegué al retén y cooperé en lo que me hicieron, lo único que no me dejaban hablar por teléfono para avisar al Tribunal porque yo tenía audiencias. Entonces dije, si me van a detener permítanme que mi mujer se lleve el carro y no quisieron”, declaró el juzgador.

Continuó: “Se molestaron porque estaba hablando por teléfono, me esposan, me suben a una patrulla. Quise hablar con el jurídico (de DGTM) para hacerle mención de lo del fuero y no quisieron y ya después me trasladaron para allá. Yo estuve privado de mi libertad, desconozco qué acuerdos hayan llegado ellos, quién habló”.

El juez del fuero común fue enfático al referir que sí había tomado, pero no estaba ebrio. “Nunca he manejado ebrio, de hecho”.

Pérez-Gallardo Alvarado quedó en libertad la noche del martes pasado luego de que su homólogo, el juez de Distrito José Salvador Rodríguez Mendoza, declaró ilegal la detención al considerar que los agentes de Tránsito que lo arrestaron en realidad no tenían visibilidad hacia el interior del auto que manejaba porque los vidrios están polarizados.

Su defensa dijo que le marcaron el alto porque presuntamente iba discutiendo con su pareja sentimental, pero después se olvidaron de esa presunta acción y lo sometieron a actos de molestia (el examen médico y la inspección física).

Desde el miércoles pasado Pérez-Gallardo Alvarado se presentó a trabajar y ayer atendió los juicios orales número 80/2019 y 64/2019. En entrevista señaló que a él no se le ha notificado que el Consejo de la Judicatura del Poder Judicial haya iniciado algún procedimiento administrativo en su contra y está laborando de forma normal. 

“No había materia para la acusación, ni indicios siquiera. Fue algo muy arbitrario, considero, por parte de la FGR, pero bueno ese es el trabajo de ellos, acusar. No se respetaron mis derechos de nada, no me leyeron derechos, estuvo pésimo eso y la verdad fue una pesadilla”, agregó.

Portavoces del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado dijeron ayer que no tenía información disponible del caso, que están a la espera de una notificación oficial por parte de la FGR y desconocen el asunto, aunque se trata del ente revisor del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) del Estado de Chihuahua y por tanto de los jueces.

bcarmona@redaccion.diario.com.mx