Internacional

Virus mortal representa un desafío para líderes de China

Con casi 300 contagios, la respuesta del gobierno chino ha sido objeto de críticas por no haber actuado con prontitud en reconocer el brote

Associated Press

The New York Times

martes, 21 enero 2020 | 13:09

Wuhan.- Ante el aumento de presión para contener un brote mortal de un virus que se ha extendido al otro lado del mundo, el gobernante del Partido Comunista de China se apresuró el martes para enfrentar la enfermedad, imponiendo restricciones a la ciudad donde comenzó y advirtiendo que cualquiera que oculte infecciones será “relegado por siempre al pilar de la vergüenza histórica”.

La respuesta del gobierno chino, la cual ha sido objeto de intensas críticas de que no ha actuado con prontitud en reconocer la gravedad del brote, se produjo cuando el número de decesos por la enfermedad se duplicó a al menos seis. Los casos de infección aumentaron de la noche a la mañana de 200 a 300, y los mercados financieros mundiales se vieron sacudidos por la posibilidad de que surgiera una pandemia en el país más poblado del mundo durante el Año Nuevo Lunar, la temporada de viajes más ajetreada de Asia.

Ya se han confirmado casos del virus en Estados Unidos, Taiwán, Japón, Tailandia y Corea del Sur. Aeropuertos en todo el mundo, incluidos los de Estados Unidos y Australia, monitorean a los pasajeros provenientes de Wuhan. Corea del Norte cerró temporalmente sus fronteras sin dejar pasar a nadie, principalmente a personas provenientes desde China. La Organización Mundial de la Salud convocó a una reunión el miércoles para determinar si el brote se puede considerar una emergencia sanitaria internacional.

En Wuhan, una ciudad en el centro de China, de 11 millones de habitantes, donde comenzó el brote, las autoridades prohibieron los viajes grupales fuera de la ciudad y ordenaron que los vehículos fueran revisados en busca de animales vivos. Habitantes nerviosos compran máscaras faciales e inundan los hospitales para reportar casos de personas con fiebre y tos. Algunas escuelas están cancelando clases e incluso los templos budistas niegan la entrada a los fieles.