Internacional

Murieron 535 personas en masacre en el Congo en diciembre: ONU

El número de fallecidos podría ser más elevado porque se cree que los cuerpos de las víctimas fueron arrojados al río

Associated Press
martes, 12 marzo 2019 | 07:39

Dakar.- La violencia intercomunitaria que causó 535 muertos en el oeste de República Democrática del Congo podría equivaler a crímenes de guerra, según un reporte de Naciones Unidas publicado el martes que citó a testigos que afirmaron que los jefes de las aldeas ayudaron a planificar los ataques.

La masacre ocurrió durante tres días de diciembre, no mucho antes de las demoradas elecciones presidenciales. La violencia entre las comunidades banunu y batende en Yumbi estalló tras una disputa sobre el entierro de un jefe banunu.

Los ataques ``siguieron patrones sorprendentemente similares y estuvieron caracterizados por una violencia y rapidez extremas, dejando a la gente muy poco tiempo para escapar", afirmó la ONU.

Residentes banunu fueron atacados con armas incluyendo armas de fuego y gasolina, de acuerdo con la pesquisa.

El número de fallecidos podría ser más elevado porque se cree que los cuerpos de las víctimas fueron arrojados al cercano Río Congo, apuntó.

``La similitud en la forma en la que se perpetraron los ataques indicó una consulta y organización previas", señaló el reporte. ``Muchas fuentes dijeron que ciertos jefes de aldeas de mayoría batende tomaron parte en la planificación de los ataques".

Los investigadores de Naciones Unidas expresaron su preocupación por que no se había hecho suficiente para evitar la violencia y el riesgo de conflicto continúa.

``Las autoridades provinciales parecen haber fracasado en su responsabilidad de proteger a la población", apuntó el reporte. ``Pese a los claros indicios de aumento de las tensiones y de un mayor riesgo de violencia, no se tomaron medidas para reforzar la seguridad antes de los ataques".

La comisión electoral de Congo prohibió la votación presidencial en Yumbi a consecuencia de la masacre, una decisión polémica que también afectó a alrededor de un millón de personas en zonas orientales afectadas por un brote de ébola.