PUBLICIDAD

Internacional

Muerte y negación en la capital de la Amazonía brasileña

El presidente Jair Bolsonaro, ha calificado repetidamente al Covid-19 de 'pequeña gripe' minimizando la preocupación por el virus

Associated Press

martes, 26 mayo 2020 | 09:33

Associated Press

PUBLICIDAD

Manaus.- Mientras la camioneta se acercaba, uno a uno los vecinos que charlaban se callaron, se taparon la boca, la nariz y se dispersaron. Hombres con trajes protectores llevaron un ataúd a la pequeña casa azul donde Edgar Silva respiró por última vez el 12 de mayo.

"No fue Covid", insistió la hija de Silva, Eliete das Graças, a los trabajadores funerarios. Ella juró que su padre de 83 años había muerto de Alzheimer, no de esa enfermedad que asolaba los hospitales de la ciudad.

PUBLICIDAD

Pero Silva, como la gran mayoría de los que mueren en casa, nunca se hizo la prueba del coronavirus. Su muerte no fue contada como una de las víctimas de la pandemia en Brasil.

Manaus es una de las ciudades más afectadas en Brasil, que oficialmente ha perdido más de 23 mil vidas por el coronavirus. Pero en ausencia de evidencia que demuestre lo contrario, familiares como das Graças se apresuran a negar la posibilidad de que Covid-19 reclamó a sus seres queridos, lo que significa que es probable que el número de víctimas sea más alto.

Los médicos y psicólogos dicen que la negación proviene de una mezcla de información errónea, falta de educación, pruebas insuficientes y mensajes contradictorios de los líderes del país.

Y el principal entre los escépticos de Brasil es el presidente Jair Bolsonaro, quien ha calificado repetidamente a Covid-19 de "pequeña gripe", y argumentó que la preocupación por el virus es exagerada.

Cuando un periodista le preguntó sobre el creciente número de muertes el 20 de abril, Bolsonaro respondió: "No soy un sepulturero, ¿de acuerdo?"

Se ha resistido a los cierres para contener la propagación del virus, diciendo que tales medidas no valen la pena económica, y despidió a su primer ministro de salud por apoyar las cuarentenas. En una reunión de gabinete el mes pasado, Bolsonaro, visiblemente enfurecido, insultó a los gobernadores y alcaldes por aplicar medidas de quedarse en casa.

Mientras tanto, la desinformación sobre el virus está en aumento, algunas de ellas compartidas por el propio presidente. Un falso reclamo que circula en las redes sociales dice que la tasa de mortalidad en Manaus se desplomó el día después de la visita del ministro de salud. Otro pretendía mostrar un ataúd vacío siendo desenterrado en el cementerio de Manaus, lo que implica que la ciudad estaba inflando su número de muertos. Pero la foto fue tomada en Sao Paulo hace tres años.

"Mi opinión es que están inventando todo esto y tratando de ganar dinero", dijo Israel Reis, de 54 años, frente al mercado de pescado de Manaus. No especificó quiénes podrían ser "ellos".

Reis, quien recientemente perdió su trabajo en una empresa de mantenimiento de productos electrónicos, habló sin máscara y dijo que "por supuesto" está de acuerdo con Bolsonaro en que la gravedad de la pandemia es exagerada y la cifra de muertos está inflada.

Una tarde reciente, un grupo de hombres barrigones, sentados en sillas de plástico en la acera, debatieron medidas para combatir el virus. La cerveza helada proporcionaba alivio al calor sofocante y los insectos tropicales habían comenzado a sonar antes del anochecer. Los hombres también se estaban poniendo nerviosos.

"¡Ponte la máscara!" gritó uno de ellos.

"¡No necesito una!" gritó Henrique Noronha.

Noronha, de 52 años, argumentó que solo los ancianos y las personas con problemas de salud deberían quedarse en casa, como afirma Bolsonaro, y que todo debería volver a la normalidad. A pesar de su edad y obesidad, Noronha no creía que estuviera en riesgo.

"Este virus vino a barrer algunas cosas", dijo. "Pero estaré bien".

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search