PUBLICIDAD

Internacional

Líder de Al Qaeda asesinado por EU llevó una vida de secretos y violencia

Ayman al-Zawahri era ampliamente visto como el cerebro terrorista de los ataques del 11 de septiembre en EU

The New York Times

martes, 02 agosto 2022 | 09:11

The New York Times

PUBLICIDAD

Kabul.- Ayman al-Zawahri, el cirujano nacido en Egipto convertido en yihadista que asumió el liderazgo de Al Qaeda después del asesinato de Osama bin Laden, y que murió a los 71 años en un ataque con drones en Kabul, Afganistán, durante el fin de semana, según funcionarios estadounidenses, llevó una vida llena de secretos, traiciones, conspiraciones y violencia, lo más mortífero fueron los ataques del 11 de septiembre contra Estados Unidos en 2001.

Si bien Bin Laden, quien murió en una redada estadounidense en 2011, era ampliamente visto como el cerebro terrorista de esos ataques, muchos expertos en contraterrorismo consideraban a al-Zawahri más responsable.

PUBLICIDAD

Con su turbante blanco y su densa barba gris, su frente marcada por los moretones apreciados por algunos musulmanes como una señal de piedad por la oración frecuente, al-Zawahri tenía poco del carisma de Bin Laden y nada de su acceso a la legendaria riqueza familiar. Pero fue ampliamente representado como la columna vertebral intelectual de Al Qaeda: su director de operaciones, su ejecutivo de relaciones públicas y una profunda influencia que ayudó a Bin Laden, nacido en Arabia Saudita, a pasar de ser un predicador carismático a un terrorista mortal con alcance global.

En una entrevista en mayo de 2011 con el Proyecto de Investigación sobre Terrorismo, un grupo de investigación, Tawfik Hamid, un exmilitante islamista que ahora estudia el tema, dijo que, de los dos hombres, al-Zawahri era el líder más influyente. “Cuando lo escuchas, puedes decir claramente que tiene la ambición y está dedicado al cien por ciento para lograr esta misión”, dijo Hamid.

Durante su liderazgo en Al Qaeda, la influencia global de la organización se desvaneció a medida que crecía el Estado Islámico. Pero el grupo siguió siendo una amenaza, con afiliados en varios países llevando a cabo ataques. Y al-Zawahri, a quien todos juraron lealtad, seguía siendo uno de los terroristas más buscados del mundo.

Desde su adolescencia en un elegante suburbio de El Cairo, al-Zawahri llevó una existencia del gato y el ratón, cumplió penas de prisión en Egipto y Rusia y fue perseguido por adversarios, incluidas las autoridades antiterroristas de Estados Unidos, que ofrecieron una recompensa de 25 millones de dólares por su cabeza.

Sin embargo, siempre parecía estar un paso por delante, escondiéndose en los escarpados reductos de Afganistán y las áreas tribales de Pakistán.

Con el tiempo, sus objetivos e ideología evolucionaron de un odio visceral al gobierno secular en Egipto, donde estuvo entre los juzgados por conspiración en el asesinato del presidente Anwar Sadat en 1981, a una campaña virulenta para atacar al llamado “enemigo lejano”, Estados Unidos, blanco de preferencia de Al Qaeda.

La fuerza táctica del grupo residía en su capacidad para lanzar ataques espectaculares, comenzando con los ataques simultáneos a las embajadas estadounidenses en Tanzania y Kenia en 1998 y el atentado suicida del destructor estadounidense Cole en Yemen en 2000, y culminando con los ataques en Nueva York y Washington en 2001, que condujo a las invasiones estadounidenses de Afganistán e Irak.

En la década siguiente, las autoridades antiterroristas estadounidenses persiguieron a Bin Laden y a al-Zawahri, su adjunto y sucesor elegido. Los ataques con drones diezmaron el liderazgo de Al Qaeda en un esfuerzo sostenido por degradar a la organización y vengar los ataques del 11 de septiembre. Al menos en una ocasión, se dijo que al-Zawahri había muerto, solo para resurgir en los videos y cintas de audio esporádicos que difundían su mensaje.

En mayo de 2011, un equipo SEAL de la Marina mató a Bin Laden en una redada en su recinto en Abbottabad, Pakistán. Durante más de un mes, Al Qaeda guardó silencio sobre su futuro liderazgo.

Luego, al-Zawahri publicó un video de 28 minutos de sí mismo. Con un rifle de fondo y haciendo un movimiento de corte con la mano, prometió que Bin Laden continuaría “aterrorizando” a Estados Unidos después de su muerte.

“Sangre por sangre”, dijo.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search