PUBLICIDAD

Internacional

Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda dice que dejará el cargo

En un discurso entre lágrimas dijo que no se sentía personalmente preparada para completar otro mandato

The New York Times

jueves, 19 enero 2023 | 08:42

Associated Press

PUBLICIDAD

Nueva Zelanda.- Jacinda Ardern, quien se convirtió en un ícono liberal mundial como primera ministra de Nueva Zelanda, pero enfrentó desafíos políticos cada vez más profundos con una elección que se avecinaba en casa, dijo en un anuncio sorpresa este jueves que dejaría el cargo de líder del país.

En un discurso entre lágrimas en la ciudad neozelandesa de Napier, donde el Partido Laborista de Ardern estaba organizando su retiro de asambleas de verano, dijo que no se sentía personalmente preparada para completar otro mandato. Dejará el cargo el 7 de febrero, dijo.

PUBLICIDAD

“Creo que liderar un país es el trabajo más privilegiado que alguien pueda tener, pero también uno de los más desafiantes”, dijo Ardern. “No puede y no debe hacerlo a menos que tenga el tanque lleno y un poco de reserva para esos desafíos inesperados”.

Ella agregó: “Estos han sido los cinco años y medio más gratificantes de mi vida. Me voy porque un trabajo tan privilegiado conlleva una gran responsabilidad”.

Los legisladores laborales elegirán a un nuevo líder del partido, y del país, dentro de tres días, dijo Ardern.

Ardern, de 42 años, se convirtió en primera ministra en 2017 y obtuvo una histórica victoria en la reelección en 2020, en gran parte gracias a la fuerza de la respuesta de Nueva Zelanda al Covid, que permitió a los residentes llevar una vida prácticamente normal durante gran parte de la pandemia. Pero desde entonces su partido ha caído drásticamente en las encuestas en medio de problemas económicos y algunos casos de crímenes violentos muy publicitados.

Poco después de su inesperado ascenso al poder como la primera ministra más joven de Nueva Zelanda en 150 años, Ardern se convirtió en una especie de celebridad internacional. Tuvo una hija mientras estaba en el cargo y la llevó al piso de las Naciones Unidas. Para sus admiradores, se convirtió en la cara soleada del progresismo y en una bienvenida alternativa a la política representada por el entonces presidente Donald J. Trump en Estados Unidos.

Pero fue su respuesta en 2019 a la masacre de 51 personas en dos mezquitas en Christchurch, a manos de un hombre armado que propugnaba el odio antimusulmán y antiinmigrante, lo que consolidó su imagen como heroína de la izquierda global. “Representamos la diversidad, la bondad, la compasión. Un hogar para quienes comparten nuestros valores. Refugio para quien lo necesita”, dijo en su momento sobre Nueva Zelanda. En una semana, Ardern había impuesto restricciones temporales a la compra de armas, seguidas de la aprobación de una ley unas semanas más tarde que prohibía la mayoría de las armas semiautomáticas.

Ardern dijo que había informado a los miembros del partido este jueves temprano de su decisión de renunciar. Dijo que seguiría siendo miembro del Parlamento por su electorado en la ciudad de Auckland hasta abril, para evitar la necesidad de una elección parcial.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search