Internacional

Implica EU al príncipe heredero saudí en el asesinato de periodista

El hallazgo podría aumentar la presión sobre la administración de Biden para que responsabilice al reino por un asesinato que generó indignación en el mundo

Associated Press / Mohammed bin Salman

Associated Press

viernes, 26 febrero 2021 | 12:41

Washington— El príncipe heredero de Arabia Saudita probablemente aprobó el asesinato del periodista estadounidense Jamal Khashoggi dentro del consulado saudí en Estambul, según un informe de inteligencia estadounidense recientemente desclasificado publicado este viernes. El hallazgo podría aumentar la presión sobre la administración de Biden para que responsabilice al reino por un asesinato que generó indignación generalizada en Estados Unidos y en el extranjero.

La acusación pública del príncipe heredero Mohammed bin Salman equivalió a una reprimenda extraordinaria y probablemente marcó el tono de la relación de la nueva administración con un país que el presidente Joe Biden ha criticado, pero que la Casa Blanca también considera en algunos contextos un socio estratégico.

La conclusión de que el príncipe aprobó una operación para matar o capturar a Khashoggi, un crítico de su consolidación autoritaria del poder, se basó en lo que saben los funcionarios de inteligencia sobre su papel en la toma de decisiones dentro del reino, así como en la participación de uno de sus asesores claves, Saud al-Qahtani, y miembros de su destacamento protector, según el informe de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional. Los funcionarios también tomaron en cuenta el apoyo pasado del príncipe al uso de medidas violentas para silenciar a los disidentes en el extranjero, según el informe.

El documento fue publicado un día después de una llamada de cortesía más tarde de lo habitual de Biden al rey saudí Salman, aunque un resumen de la conversación en la Casa Blanca no mencionó el asesinato y dijo en cambio que los mandatarios habían discutido la relación de largo tiempo entre los países. La Agencia de Prensa Saudita estatal del reino tampoco mencionó el asesinato de Khashoggi en su informe sobre la llamada, sino que se centró en cuestiones regionales como Irán y la guerra en curso en Yemen.

La Casa Blanca indicó que planeaba anunciar una respuesta después de que se publicara el informe, y los demócratas del Congreso pidieron una acción rápida.

El representante Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, instó a la administración de Biden a asegurarse de que el informe genere "repercusiones graves contra todas las partes responsables que ha identificado, y también a reevaluar nuestra relación con Arabia Saudita". Y el senador Ron Wyden, miembro del Comité Demócrata y de Inteligencia de Oregon, pidió consecuencias para el príncipe, como sanciones, así como para el reino saudí en su conjunto.

Khashoggi había ido al consulado saudí a recoger los documentos necesarios para su boda. Una vez dentro, murió a manos de más de una docena de funcionarios de seguridad e inteligencia sauditas y de otras personas que se habían reunido antes de su llegada. Las cámaras de vigilancia habían rastreado su ruta y las de sus presuntos asesinos en Estambul en las horas previas a su asesinato.

Según los informes, un dispositivo turco plantado en el consulado capturó el sonido de una sierra forense, operada por un coronel saudí que también era un experto forense, desmembrando el cuerpo de Khashoggi una hora después de su entrada al edificio. Se desconoce el paradero de sus restos.

El príncipe dijo en 2019 que asumió "toda la responsabilidad" por el asesinato, ya que ocurrió bajo su mando, pero negó haberlo ordenado. Funcionarios sauditas han dicho que el asesinato de Khashoggi fue obra de funcionarios de inteligencia y seguridad sauditas deshonestos. Los tribunales de Arabia Saudita anunciaron el año pasado que habían condenado a ocho ciudadanos saudíes a prisión por el asesinato de Khashoggi, pero no fueron identificados.