Internacional

Enfrenta América Latina una 'disminución de la democracia' durante pandemia

Líderes han utilizado la crisis como excusa para extender su tiempo en el cargo, debilitar la supervisión de las acciones del gobierno y silenciar a los críticos

The New York Times

The New York Times

miércoles, 29 julio 2020 | 12:44

Caracas, Venezuela.- A medida que la pandemia de coronavirus arrasa América Latina y el Caribe, matando a más de 180 mil y destruyendo los medios de vida de decenas de millones en la región, también está socavando las normas democráticas que ya estaban bajo presión.

Los líderes que van desde el centro-derecha hasta la extrema izquierda han utilizado la crisis como justificación para extender su tiempo en el cargo, debilitar la supervisión de las acciones del gobierno y silenciar a los críticos, acciones que en diferentes circunstancias se describirían como autoritarias y antidemocráticas, pero que ahora están siendo anunciadas como medidas que salvan vidas para frenar la propagación de la enfermedad.

El debilitamiento gradual de las reglas democráticas durante una crisis económica y una catástrofe de salud pública podría dejar a América Latina preparada para un crecimiento más lento y un aumento de la corrupción y los abusos contra los derechos humanos, advirtieron los expertos. Esto es particularmente cierto en lugares donde los derechos políticos y la rendición de cuentas ya estaban en fuerte declive.

Ahora hay cinco naciones latinoamericanas y caribeñas con una historia reciente: Venezuela, Nicaragua, Guyana, Bolivia y Haití, donde los gobiernos no fueron elegidos en elecciones libres y justas o se quedaron más tiempo en el cargo. La mayoría de estos líderes ya estaban distorsionando las reglas de la democracia para permanecer en el poder antes de la pandemia, pero aprovecharon las condiciones de emergencia creadas por la propagación del virus para fortalecer su posición.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, detuvo o allanó las casas de docenas de periodistas, activistas sociales y líderes de la oposición por cuestionar las dudosas cifras del gobierno sobre coronavirus.

En Nicaragua, el presidente Daniel Ortega liberó a miles de presos debido a la amenaza que representa el virus, pero mantuvo a prisioneros políticos tras las rejas, mientras que, en Guyana, un bloqueo impidió las protestas contra el intento del gobierno de permanecer en el poder a pesar de perder una elección.

En Bolivia, un gobierno provisional ha utilizado la pandemia para posponer las elecciones, recurrir a la ayuda de emergencia para reforzar su campaña electoral y amenazar con prohibir que el candidato principal de la oposición se postule.

La pérdida de la confianza pública en América Latina no es nueva, pero la erosión de las normas democráticas en la pandemia llegó en un momento en que el crecimiento económico y el progreso social de la región ya se estaban desmoronando, dejando a muchos inciertos sobre la capacidad de los líderes democráticos para resolver problemas arraigados, como la desigualdad, el crimen y la corrupción.

El descontento con el establecimiento político condujo a una ola de victorias populistas en los últimos años, incluidos el presidente Jair Bolsonaro de Brasil, que está en la extrema derecha, y el presidente Andrés Manuel López Obrador de México, que está en la izquierda. También condujo a protestas callejeras masivas en varios países latinoamericanos el año pasado.

La pandemia, que golpeó durante este tiempo de agitación política, ha sumido a la región en la recesión más profunda de su historia, exacerbando las debilidades en los sistemas de salud y bienestar y destacando las formas en que muchos líderes no pueden satisfacer las demandas públicas.