Internacional

Economía mundial no se recuperaría con vacuna contra el Covid-19

La distribución podría ser un problema

Internet

Agencias

lunes, 07 septiembre 2020 | 13:01

Londres— Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) han pedido a los estados que estén listos para distribuir una vacuna contra el coronavirus a fines de octubre. Pfizer cree que tendrá suficientes datos para solicitar a la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) que autorice su posible vacuna el próximo mes, según informó CNN.

La mayoría de los expertos piensan que es poco probable, pero no imposible, que una vacuna esté lista antes de las elecciones de Estados Unidos. Pero con al menos siete candidatos en los ensayos de fase tres, es muy probable que surja al menos una vacuna exitosa en los próximos meses. Las compañías farmacéuticas también están compitiendo para desarrollar tratamientos efectivos para la enfermedad.

Una vacuna eficaz se ha promocionado como la solución mágica que permitirá que la economía mundial vuelva a ponerse en marcha rápidamente. Sin embargo, existen razones por las que la recuperación puede ser lenta: las vacunas generalmente no son 100% efectivas y habrá un número limitado de dosis para todos. La distribución podría ser un problema, tanto entre países como dentro de ellos. Incluso si se superan esos desafíos, algunas personas pueden optar por no vacunarse.

Neil Shearing, economista jefe de grupo de Capital Economics, escribió recientemente en una nota de investigación que hay una variedad de resultados potenciales para las economías una vez que se certifica una vacuna. Y sería incorrecto, dijo, asumir que una vacuna transformará las perspectivas económicas para el próximo año.

"En un extremo del espectro se encuentra una vacuna altamente eficaz que se produce y distribuye rápidamente. En el otro se encuentra una vacuna menos eficaz que enfrenta importantes desafíos de producción y distribución y que sería relativamente escasa en 2021", dijo Shearing. "En la mayoría de los escenarios intermedios, es probable que las medidas de contención, incluido el distanciamiento físico y las restricciones a algunos viajes al extranjero, sigan vigentes en el futuro previsible".

El primer desafío es la vacuna en sí: la Organización Mundial de la Salud ha dicho que preferiría que una vacuna tenga al menos un 70% de efectividad, pero ha establecido su umbral mínimo para una vacuna contra el covid-19 en un 50%. Eso significa que todas las demás personas vacunadas aún pueden correr el riesgo de contraer una infección que les impediría trabajar y gastar dinero.

El suministro es otro factor importante: según Shearing, las cifras de los desarrolladores sugieren que este año pueden estar disponibles mil millones de dosis, con otros 7 mil millones listas para su distribución en 2021. Pero esas cifras asumen que se han aprobado varias vacunas y el suministro podría llegar a ser significativamente bajo. Se necesitarán agujas y jeringas especializadas para administrar la vacuna, pero los países, incluido Estados Unidos, no tienen suficientes a mano. También hay una escasez global de viales de vidrio con la que lidiar. La OMS no espera vacunas generalizadas hasta mediados del próximo año, dijo un portavoz el viernes.

Por último, muchas personas se muestran reacias a vacunarse: según una encuesta encargada por Deutsche Bank, solo el 61% de las personas en Francia dicen que planean vacunarse si se certifica una en los próximos seis meses, mientras que lo mismo ocurre entre el 70% y el 75% de los alemanes, italianos, españoles, británicos y estadounidenses. En Europa, solo la mitad de la población estuvo de acuerdo en que "las vacunas son seguras", dijo el banco la semana pasada en una nota de investigación.

"Desde la perspectiva de la economía global, el problema no es tan simple como si hay o no una vacuna", dijo Shearing.

Perspectiva del mercado: Las acciones de biotecnología y farmacéutica como Moderna se han disparado este año con la promesa de desarrollar una vacuna potencial, en parte debido al entusiasmo de los inversores minoristas. Los comerciantes que han estado comprando acciones en plataformas como Robinhood podrían quemarse si las pruebas no dan resultado o si surgen desafíos de distribución.