Descubren a dinosaurio que se defendía con espinas gigantes en el cuello

El 'Bajadasaurus pronuspinax', hallado en el norte de la Patagonia argentina, era herbívoro y medía unos nueve metros

El Diario de Juárez
martes, 05 febrero 2019 | 18:38

Un nuevo hallazgo ha deslumbrado a la comunidad científica, se trata de Bajadasaurus pronuspinax, un gigante herbívoro, de unos 9 metros de longitud, quién vivió en el norte de la Patagonia, en compañía de por lo menos 35 especies de dinosaurios. Este dinosaurio tenía enormes espinas en el cuello y la espalda, según el hallazgo publicado este lunes en la revista científica Scientific Reports.

De la familia de los dicreosáuridos, distinguida por las espinas que tienen como continuación de sus vértebras, el Bajadasaurus pronuspinax fue un cuadrúpedo que pasaba gran parte del tiempo alimentándose de plantas del suelo mientras las cuencas de sus ojos, cercanas al techo del cráneo, le permitían controlar lo que sucedía en su entorno. Su nombre encierra una doble alusión: por un lado, a la localidad en la que fue hallado en 2013, Bajada Colorada; por otro, a las largas espinas inclinadas hacia delante que lo caracterizan.

"Creemos que las largas y puntiagudas espinas en el cuello y la espalda debían servir para disuadir a posibles predadores. Pero las espinas debieron de estar protegidas por un estuche córneo de queratina, similiar al de los cuernos de muchos mamíferos, como cabras, antílopes, que tienen un corazón de hueso recubierto de queratina", dice el paleontólogo Pablo Gallina, investigador adjunto del Consejo Nacional de Investigacioones Científicas y Técnicas (Conicet) de Argentina y primer autor del trabajo científico. De no haber estado protegidas, se hubiesen partido al primer golpe.

Otras hipótesis menos probables son que las espinas hubiesen formaran parte de una especie de radiador para regular la temperatura corporal, que conformasen una cresta de exhibición que los dotase de mayor atractivo sexual o que ayudasen a sostener jorobas carnosas para almacenar reservas.