Internacional

Deporta EU a exguardia nazi de 95 años; lo mandan a Alemania

Esto podría ser el último enjuiciamiento por parte de Estados Unidos de colaboradores en los crímenes de guerra nazis

The New York Times

domingo, 21 febrero 2021 | 14:59

Un hombre de 95 años, que vivía en Tennessee, fue deportado a Alemania ayer, sábado, un año después de que un juez federal determinara que había servido como guardia armado en un campo de concentración nazi, donde los prisioneros eran obligados a trabajar al aire libre “hasta el punto de agotamiento y muerte".

La deportación del exguardia, Friedrich Karl Berger, coronó lo que podría ser el último enjuiciamiento por parte del gobierno de Estados Unidos de colaboradores en los crímenes de guerra nazis, ya que la mayoría de los objetivos han muerto en los más de 75 años desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

El Departamento de Justicia dijo que Berger se había desempeñado como guardia armado en un campo de concentración de Neuengamme, cerca de Meppen, Alemania, donde daneses, holandeses, franceses, italianos, judíos, letones, polacos y rusos, así como opositores políticos de los nazis, fueron encarcelados en condiciones "atroces" y obligados a excavar fortificaciones antitanques en pleno invierno.

A finales de marzo de 1945, cuando los nazis abandonaron Meppen para escapar de las fuerzas británicas y canadienses que avanzaban, Berger ayudó a proteger a los prisioneros durante su evacuación forzosa al campo principal, una marcha de casi dos semanas en condiciones inhumanas que se cobró la vida de unos 70 presos, dijo el departamento.

Todo el sistema Neuengamme, que incluía decenas de campamentos, encarceló a unos 100 mil hombres y mujeres, de los cuales murieron entre 40 mil y 55 mil, dijo el Departamento de Justicia. Entre 3 mil y 4 mil personas fueron encarceladas en dos campos de Meppen, uno de los cuales estaba custodiado por Berger.

Durante un juicio de dos días en febrero de 2020, Berger reconoció que había protegido a los prisioneros para evitar que escaparan mientras trabajaban desde el amanecer hasta el anochecer, y mientras viajaban a los lugares de trabajo y de regreso al campamento. Berger también reconoció que nunca solicitó un traslado del servicio de guardia del campo de concentración y que había seguido recibiendo una pensión de Alemania basada en parte en su "servicio en tiempos de guerra".

En noviembre de 2020, la Junta de Apelaciones de Inmigración confirmó la decisión de un juez de inmigración de que Berger era removible bajo la Enmienda Holtzman de 1978, a la Ley de Inmigración y Nacionalidad debido a su “servicio voluntario” como guardia armado de prisioneros en un campo de concentración patrocinado por los nazis.

"La destitución de Berger demuestra el compromiso del Departamento de Justicia y sus socios, encargados de hacer cumplir la ley de garantizar que Estados Unidos no sea un refugio seguro para quienes han participado en los crímenes nazis contra la humanidad y otros abusos de los derechos humanos", dijo Monty Wilkinson, fiscal general interino, en un comunicado.