Internacional

Vacunación contra el Covid avanza lento en el mundo

Esta situación se da además cuando una variante más contagiosa se está propagando en Inglaterra y que ya ha sido detectada en otros países

Associated Press / Raquel Fernández de Quincotes, trabajadora de salud estatal, prepara una vacuna Pfizer contra el coronavirus para residentes y trabajadores de la salud en el asilo de ancianos Ibaneta, en Erro

The New York Times

martes, 05 enero 2021 | 08:55

Londres— Mientras que Inglaterra entra en un nuevo y estricto confinamiento y cuando naciones europeas amplían las restricciones para tratar de frenar la propagación del nuevo coronavirus, los líderes políticos apuntan a las campañas de vacunación masivas. Pero en la carrera por acabar con la pandemia, el virus está muy por delante.

En muchos países, los esfuerzos de inoculación avanzan más lento de lo prometido, incluso cuando el recuento de nuevas infecciones se dispara y los hospitales se abruman por la propagación, que impone una doble carga a los proveedores de atención médica que también tienen la tarea de liderar la vacunación.

Esta situación se da además cuando una variante más contagiosa se está propagando en Inglaterra y que ya ha sido detectada en otros países.

El Primer Ministro de Reino Unido Boris Johnson dijo que Inglaterra estaría confinada hasta que las vacunas llegaran a los cuatro grupos más vulnerables: los residentes en hogares de ancianos y quienes los cuidan, todos los mayores de 70 años, todos los trabajadores de atención social y de salud de primera línea, y los que son más vulnerables al virus.

"Si logramos vacunar a todos esos grupos, habremos eliminado a un gran número de personas del camino del virus", dijo.

Ese objetivo, agregó, podría lograrse a mediados de febrero. Pero para hacer eso, el ritmo de vacunación deberá aumentar drásticamente. Los cuatro grupos que citó el Primer Ministro incluyen a 13.9 millones de personas en Inglaterra, según Nadhim Zahawi, el Ministro que supervisa la vacunación.

Desde que comenzó la campaña el 8 de diciembre, menos de 800 mil personas en Inglaterra habían sido vacunadas hasta el 27 de diciembre, la última fecha en la que se disponía de datos.

Pero con la introducción el lunes de las primeras dosis de una vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca , inyecciones que son más fáciles de transportar y no necesitan almacenarse a temperaturas ultrafrías, los funcionarios británicos dijeron que la campaña ahora podría incrementarse.

Para alcanzar el objetivo de Johnson, es necesario administrar unas dos millones de dosis cada semana.

Según Johnson, Inglaterra está adelante de muchos países de la Unión Europea, donde las campañas de vacunación no comenzaron hasta poco antes de Navidad.

Los datos de 19 de los 27 estados miembros del bloque, incluidos Francia, Alemania e Italia, muestran que hasta ahora se han llevado a cabo unas 500 mil vacunaciones .

En Alemania, casi 265 mil personas recibieron una primera dosis cuando la campaña nacional entró en su segunda semana, según funcionarios de salud.

En este momento, Alemania y otros países de la Unión Europea se apoyan en la vacuna BioNTech-Pfizer, que requiere otra dosis de refuerzo semanas después para alcanzar la máxima eficacia. Inglaterra ha decidido retrasar esa segunda inyección y otros países están estudiando hacer lo mismo.

El Gobierno italiano dijo que hasta el lunes, 151 mil 606 personas habían sido vacunadas. La mayoría, 134 mil 255, eran profesionales de la salud.

Las campañas de vacunación en Alemania e Italia avanzan mucho más rápido que en Francia, donde solo unas 500 personas recibieron la vacuna durante la semana anterior.

Y la campaña en Estados Unidos, líder mundial en nuevas infecciones, ha tenido un comienzo mucho más lento de lo prometido.

Aproximadamente 4.5 millones de personas en Estados Unidos han recibido una dosis de la vacuna Covid-19, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, muy por debajo de la meta que los funcionarios federales establecieron de aplicar al menos 20 millones de dosis al final de 2020.