Alerta a ONU sanciones EU-Venezuela

Bachelet señaló que es esencial que el equipo tenga acceso total y sin restricciones para estudiar la crisis venezolana

Reforma
miércoles, 20 marzo 2019 | 22:40

Ginebra, Suiza— La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la chilena Michelle Bachelet, expresó hoy su preocupación de que las recientes sanciones de Estados Unidos a las transferencia financieras vinculadas a la venta de petróleo venezolano puedan agravar la crisis económica. 

"Si bien esta crisis económica y social generalizada y devastadora comenzó antes de la imposición de las primeras sanciones económicas en 2017, me preocupa que las recientes sanciones puedan contribuir a agravar la crisis económica", dijo Bachelet ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra.
Indicó que las autoridades venezolanas se han negado a reconocer el alcance y la gravedad de la crisis sanitaria y alimentaria que ha llevado a más de tres millones de venezolanos a huir al extranjero, dado que han adoptado medidas insuficientes.
Denunció que las fuerzas de seguridad de Venezuela, respaldadas por milicias progubernamentales, han reprimido la disidencia pacífica con el uso excesivo de la fuerza, muertes, torturas, detenciones arbitrarias, amenazas e intimidaciones que han sido documentadas por su oficina.
Bachelet aprovechó para confirmar que las Naciones Unidas está investigando las denuncias sobre supuestas ejecuciones extrajudiciales, pues según ella en 2018 se informó de al menos 205 muertes y solo durante enero pasado en Caracas de otros 37 asesinatos.
Las muertes se han atribuido a las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), que actuaría conforme a un patrón. Señaló que se supone que ocurren durante allanamientos ilegales a domicilios, la mayoría en barrios pobres, y se notifican como bajas por "confrontación armada".
Asimismo, manifestó su preocupación por el aumento de las restricciones a la libertad de expresión y de prensa y las alegaciones de que las autoridades han usado arbitrariamente la ley contra el odio para imputar a periodistas, dirigentes de la Oposición y a cualquiera que exprese opiniones disidentes.
Respecto al sistema educativo, Bachelet lamentó que más de un millón de niños hayan abandonado la escuela, la mayoría porque sus padres no pueden darles el desayuno, porque los programas de almuerzo escolar han colapsado, por la escasez de transporte público a precios asequibles o por falta de docentes.
En su comparecencia ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para dar un panorama sobre la actual situación en Venezuela, Bachelet pidió al Gobierno de Nicolás Maduro garantizar a los expertos de su oficina que están en Caracas el acceso a los lugares y personas que elijan, sin represalias.
"Un equipo técnico de mi oficina se encuentra actualmente en el país y considero que ésta es una primera medida positiva", destacó Bachelet, quien señaló que es esencial que el equipo tenga acceso total y sin restricciones.
La misión técnica está en Venezuela para estudiar una posible visita de Bachelet, ya que el Gobierno de Maduro le ha extendido una invitación, pero el organismo de Naciones Unidas quiere asegurarse de que tendrá libre acceso a opositores y disidentes.