Estados Unidos

Tormenta Beta causa incertidumbre en Texas

Los vientos del fenómeno se debilitaban a medida que se acercaba a tocar tierra, indicaron los meteorólogos

Associated Press / Steve y Linda Buser, de Beaumont, miran el fuerte oleaje en la playa junto al cruce entre la autopista 124 y la 87 en la Península de Bolívar, Texas

Associated Press

lunes, 21 septiembre 2020 | 19:48

Houston— A medida que la tormenta tropical Beta se acerca a la costa de Texas, la mayor incertidumbre es cuánta lluvia podría dejar a su paso por zonas que ya han resultado afectadas por otros meteoros durante la temporada de huracanes.

Los vientos de Beta se debilitaban a medida que se acercaba a tocar tierra, previsiblemente el lunes, y no se prevé que la tormenta se convierta en huracán. Pero su trayectoria a lo largo de la costa de Texas durante el próximo par de días una vez que esté sobre tierra podría generar bandas de precipitaciones y aguaceros, indicaron los meteorólogos. Las primeras lluvias de Beta comenzaron a caer hoy en el área de Houston.

“Esta es probablemente la parte más incierta del pronóstico”, dijo Dan Reilly, meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología en la oficina de Houston-Galveston, en referencia a las precipitaciones de Beta.

Los pronósticos iniciales de hasta 51 centímetros (20 pulgadas) de lluvia en algunas zonas, se redujeron el lunes a 38 centímetros (15 pulgadas). Condados ubicados sobre las costas de Texas probablemente recibirían de 10 a 15 centímetros (4 a 6 pulgadas) con entre 5 y 10 centímetros (2 a 4 pulgadas) tierra adentro, comentó Reilly.

Meteorólogos y funcionarios aseguraron a los residentes que no prevén que Beta se convierta en otro huracán Harvey o en la tormenta tropical Imelda. En 2017, Harvey dejó más de 127 centímetros (50 pulgadas) de lluvias en Houston y causó daños por 125 mil millones de dólares. Imelda, que impactó en el sureste de Texas el año pasado, fue uno de los ciclones con más precipitaciones de los que se tenga registro.

Beta contaba con vientos máximos sostenidos de 75 km/h (45 mph) la tarde del lunes. La tormenta se desplazaba con dirección noroeste a 8 km/h (5 mph) a las 7 de la noche, hora local, de acuerdo con los meteorólogos. Su vórtice se ubica unos 30 kilómetros (20 millas) al sureste de Port O'Connor, Texas.

Se pronostican marejadas ciclónicas de hasta 1,2 metros (4 pies) de Port Aransas a Sabine Pass, en Texas.

Una vez que Beta toque tierra, se prevé que avance hacia el noreste a lo largo de la costa y se enfile hacia Luisiana en algún punto a media semana, indicaron los meteorólogos. Hay posibilidades de inundaciones súbitas en Arkansas y Mississippi a medida que el sistema avance tierra adentro.

En Galveston, una ciudad isleña al sureste de Houston, algunas de las calles ya presentaban inundaciones a consecuencia del elevado oleaje, que también causó el colapso de una parte de un popular muelle de pesca.