PUBLICIDAD

Estados Unidos

Tiene Biden 'solo malas opciones' para reducir precios del petróleo

El presidente de Estados Unidos tiene previsto reunirse con el príncipe de Arabia Saudita para abordar la crisis

The New York Times

lunes, 06 junio 2022 | 13:30

The New York Times

PUBLICIDAD

Houston.- Cuando el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reúna con el príncipe heredero Mohammed bin Salman en Arabia Saudita, seguirá los pasos de presidentes como Jimmy Carter, quien voló a Teherán en 1977 para intercambiar brindis con el sha de Irán en la víspera de Año Nuevo.

Al igual que el príncipe, el sha era un monarca no electo con un historial de derechos humanos empañado. Pero Carter se vio obligado a celebrar con él por una causa que preocupaba mucho a la gente en su país: gasolina más barata y suministros de petróleo seguros.

PUBLICIDAD

Como aprendieron Carter y otros presidentes, Biden tiene muy pocas herramientas para reducir los costos en las gasolineras, especialmente cuando Rusia, uno de los mayores productores de energía del mundo, ha iniciado una guerra no provocada contra un vecino más pequeño. En la época de Carter, los suministros de petróleo que necesitaban los países occidentales estaban amenazados por las revoluciones en el Medio Oriente.

Durante la campaña de 2020, Biden se comprometió a convertir a Arabia Saudita en un “paria” por el asesinato de un destacado disidente, Jamal Khashoggi. Pero las autoridades dijeron la semana pasada que planeaba visitar el reino este verano. Fue solo la última señal de que el petróleo ha recuperado nuevamente su centralidad en la geopolítica.

Hace solo unos años, muchos legisladores en Washington y ejecutivos de petróleo y gas en Texas se felicitaban por un auge energético que había convertido a Estados Unidos en un exportador neto de petróleo y productos derivados del petróleo y lo hizo más independiente energéticamente. Con los precios en aumento, ese logro ahora parece ilusorio.

Estados Unidos es el mayor productor de petróleo y gas natural del mundo, pero representa solo alrededor del 12 por ciento del suministro mundial de petróleo. El precio del petróleo, el principal costo de la gasolina, todavía puede dispararse o caer dependiendo de los acontecimientos en todo el mundo. Y ningún presidente, por poderoso o competente que sea, puede hacer mucho para controlarlo.

Esos hechos son un frío consuelo para los estadounidenses que se dan cuenta de que una parada en la gasolinera puede costar fácilmente cien dólares, mucho más que hace un año. Cuando los precios de los combustibles suben, los consumidores demandan acción y pueden volverse en contra de los presidentes que parecen no estar dispuestos o ser incapaces de hacer bajar los precios de los combustibles.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search