Estados Unidos

Sugiere CDC cambios radicales en oficinas

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades comparte una serie de recomendaciones para cuando los empleados regresen a su lugar de trabajo

Associated Press

The New York Times

viernes, 29 mayo 2020 | 13:03

Nueva York— Al llegar al trabajo, los empleados deben hacerse una prueba de temperatura y síntomas.

Dentro de la oficina, los escritorios deben estar a dos metros de distancia. Si eso no es posible, los empleadores deberían considerar levantar escudos de plástico a su alrededor.

Los asientos deben estar prohibidos en las áreas comunes.

Y las cubiertas faciales deben usarse en todo momento.

Estas son algunas de las nuevas recomendaciones del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades sobre la forma más segura para que los empleadores estadounidenses vuelvan a abrir sus oficinas para evitar la propagación del coronavirus.

Si se siguen, las pautas conducirían a una reestructuración de gran alcance de la experiencia laboral corporativa. Incluso invierten años de consejos sobre los desplazamientos, instando a las personas a conducir al trabajo por sí mismas, en lugar de tomar transporte público o compartir el automóvil, para evitar una posible exposición al virus.

Pero para más de 40 millones de estadounidenses que quedaron sin trabajo por la pandemia, existe una preocupación más inmediata: ¿cómo van a sobrevivir cuando los programas de asistencia del gobierno se agoten?

El mosaico multimillonario de programas federales y estatales no ha impedido que se acumulen facturas ni ha impedido largas colas en los bancos de alimentos. Pero ha mitigado el daño. Ahora, la expiración de esos programas representa un precipicio hacia el cual las personas y la economía están cayendo.

Los cheques de mil 200 dólares enviados a la mayoría de los hogares se han gastado, por lo menos para aquellos que más los necesitaban, con pocas posibilidades inminentes para un segundo apoyo. El programa de préstamos que ayudó a millones de pequeñas empresas a mantener a los trabajadores en la nómina se reducirá si el Congreso no lo extiende. Las moratorias de desalojo que mantienen a las personas en sus hogares expirarán en muchas ciudades.

Y los 600 dólares por semana en beneficios de desempleo adicionales, que han permitido que decenas de millones de trabajadores despedidos paguen el alquiler y compren alimentos, expirarán a finales de julio.