Sentencian a cadena perpetua al 'jardinero asesino' de gays en Toronto

Bruce McArthur se declaró culpable y este viernes fue sentenciado a ocho penas distintas

El Diario de Juárez
viernes, 08 febrero 2019 | 21:13

Toronto.- Bruce McArthur desmembraba a sus víctimas, todas ellas homosexuales, y las enterraba en macetas. Este viernes, el llamado “jardinero asesino” de Toronto fue sentenciado a cadena perpetua, sin posibilidad de obtener la libertad condicional en por lo menos 25 años, publicó El Universal.

McArthur, jardinero de profesión, de 67 años, se declaró culpable de haber asesinado a ocho hombres de la comunidad gay de Toronto, cuyos restos ocultó en maceteros de grandes dimensiones que almacenaba en la propiedad de uno de sus clientes. Los crímenes ocurrieron entre 2010 y 2017.

El juez encargado del caso, John McMahon, tenía que decidir si McArthur podía solicitar la libertad condicional en 25 años o en 50, como había reclamado la fiscalía. Las leyes canadienses estipulan que el asesinato en primer grado supone automáticamente una condena a cadena perpetua sin posibilidad de solicitar la libertad condicional en 25 años.

Dado que McArthur se declaró culpable de los ocho asesinatos en primer grado el pasado 29 de enero, la cuestión que tenía que decidir el juez era si aplicaba las ocho penas de forma consecutiva o concurrente. McMahon explicó que dada la edad de McArthur, cuando tenga la oportunidad de solicitar la libertad condicional tendrá 91 años, por lo que hay pocas posibilidades de que consiga salir de la cárcel.

Durante años se habló en el barrio gay de Toronto sobre la presencia de un asesino en serie al que se le achacaba la desaparición de varios individuos. La comunidad gay criticó con dureza a la policía local, que negaba la existencia de dicho asesino.

Todavía el día en que McArthur fue arrestado, en enero de 201 8, el jefe de la policía de Toronto, Mark Saunders, rechazó que el jardinero fuera un asesino en serie. Según la comunidad gay, las autoridades sólo comenzaron a investigar en serio el caso cuando desapareció Andrew Kinsman, de 49 años, el único asesinado de raza blanca.

Cuando la policía irrumpió en el departamento de McArthur, encontró a un joven atado a una cama, pero ileso, que bien podría haberse convertido en la novena víctima.

La investigación, por la que se excavó en decenas de propiedades donde McArthur trabajaba, conmocionó a todo Canadá. Además de en los macetones, restos de una de las víctimas fueron descubiertos en un barranco detrás de una propiedad.

Las víctimas de McArthur fueron su ex amante, dos inmigrantes afganos, dos refugiados de Sri Lanka y otro de Irán, un ciudadano turco y un trabajador sexual sin hogar. De acuerdo al tribunal, McArthur los estranguló y los asesinatos fueron “de naturaleza sexual”.

La policía ignoró inicialmente a McArthur a pesar de que en 2001 fue condenado por atacar a un prostituto con una barra metálica.

En 2016 fue interrogado después de que un hombre lo denunciara porque intentó estrangularlo, pero la policía decidió no presentar cargos contra McArthur.

Los portavoces policiales dijeron este viernes que seguirán revisando casos sin resolver de personas desaparecidas en las últimas décadas por si existe algún vínculo con McArthur.