Reviven Tornillo; albergará 2 mil 500 migrantes adultos

Reconstruyen polémico sitio donde se detuvo a miles de menores

The Washington Post
domingo, 14 julio 2019 | 06:00
|

Tornillo— La administración de Trump está por abrir una nueva instalación de 2 mil 500 camas para migrantes adultos aquí, construyendo una gran estructura de casas de campaña cerca de la frontera entre EU y México en el antiguo sitio de un refugio controversial para niños migrantes, revelaron funcionarios el viernes.

Roger Maier, portavoz de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), confirmó que el trabajo para construir las instalaciones comenzó esta semana. Dijo que se diseñará para retener a adultos solos que han cruzado la frontera y que han sido puestos bajo custodia (no retendrán unidades familiares ni a niños no acompañados) y que “proporcionará ayuda para las estaciones de la Patrulla Fronteriza superpoblada” mientras la agencia espera la transferencia de los migrantes a la custodia de Inmigración y Aduanas (ICE).

“CBP anticipa poblar las instalaciones a fines de julio o principios de agosto”, dijo Maier.

La nueva instalación para adultos se está construyendo en el puerto de entrada Marcelino Serna, a unas 30 millas (48 kilómetros) al sureste de El Paso, Texas. El puerto lleva el nombre de Serna, un inmigrante mexicano que vivía en El Paso y como soldado del Ejército de los Estados Unidos se convirtió en un héroe condecorado de la Primera Guerra Mundial.

Ese puerto de entrada fue el hogar de un albergue temporal para niños migrantes no acompañados desde junio de 2018 hasta enero de 2019. En diciembre alcanzó a más de 2 mil 700 niños, provocando repetidas protestas y convirtiéndose en un punto focal para los críticos de las políticas fronterizas de la administración.

El albergue para niños se cerró en enero después de que la administración de Trump relajara algunos requisitos que había creado para los posibles patrocinadores que ofrecían cuidar a los niños migrantes no acompañados. Poco tiempo después, una gran oleada de niños centroamericanos comenzó a llegar a la frontera, y la administración amplió una instalación temporal para niños en Homestead, Florida, y abrió una nueva recientemente en Carrizo Springs, Texas.

Los funcionarios de CBP dijeron que en las nuevas instalaciones los adultos que viajan solos recibirán tres comidas diarias, duchas, servicios médicos, lavandería, servicios de conserjería y tendrán controles de temperatura.

En el pasado, dichas instalaciones de CBP se han utilizado para alojar a migrantes durante menos de 72 horas, pero eso cambió en los últimos meses a medida que crecía el número de familias que cruzaban la frontera. Los migrantes han estado detenidos durante semanas o meses en instalaciones no diseñadas para mantenerlos tanto tiempo, lo que genera críticas cada vez mayores por parte de los demócratas del Congreso.

El vicepresidente Mike Pence visitó una instalación de este tipo en Donna, Texas el viernes para ver a cientos de migrantes abarrotados detrás de rejas enjauladas, algunos de los cuales dijeron que tenían hambre, sed o que necesitaban una ducha. Algunos dijeron que habían estado allí un mes o más. 

Las malas condiciones en las instalaciones fronterizas han generado una gran preocupación debido a que el flujo de migrantes a través de la frontera ha aumentado a más de 100 mil por mes este año, abrumando al sistema de inmigración federal de Estados Unidos.

La nueva instalación de detención en Tornillo fue una sorpresa para Georgina Pérez, miembro de la Junta de Educación del Estado de Texas que vive aquí. Dijo que a los residentes no se les había notificado que las instalaciones estaban en construcción y que contaban con personal.

“Es 2019, y todavía estamos tratando a algunas personas como menos que humanas”, dijo Pérez, una demócrata que fue crítica del centro de detención de niños.

Los cruces fronterizos de indocumentados cayeron un 28 por ciento de mayo a junio, algo que la administración de Trump atribuye al aumento de la aplicación de la ley de inmigración mexicana y las políticas de EU. 

No está claro si esa disminución será parte de una tendencia, pero con la construcción de nuevas instalaciones, parece que el Gobierno de Estados Unidos se está preparando para que continúe la afluencia.