Revelan a víctimas del asesino serial Samuel Little

El homicida, que cumple tres cadenas perpetuas, confesó que mató a 90 personas

Reforma
jueves, 14 febrero 2019 | 06:54

Ciudad de México— Samuel Little, uno de los asesinos más prolíficos de la historia de Estados Unidos, confesó haber matado a 90 personas entre 1970 y 2005, mientras cumplía tres cadenas perpetuas. El FBI publicó los retratos que hizo de sus víctimas para que sus familias puedan identificarlas.
Sus víctimas fueron mujeres marginadas y vulnerables algunos de cuyos cuerpos quedaron sin identificar y sus muertes sin ser investigadas.
El asesino feminicida de 78 años, fue un boxeador profesional que noqueaba a golpes a sus víctimas antes de estrangularlas de forma que no siempre dejaba rastros del asesinato.
"Sin puñaladas o heridas de bala, muchas de estas muertes no se clasificaron como homicidios, sino que se atribuyeron a sobredosis de drogas, accidentes o causas naturales", dijo el FBI en noviembre del año pasado.
Little, condenado oficialmente por sólo tres homicidios, fue detenido por primera vez en 2012 por un cargo de drogas en un refugio para vagabundos en Kentucky y fue extraditado a California, una vez allí y tras realizarle pruebas de ADN, los oficiales de Los Ángeles lo vincularon a tres asesinatos sin resolver en ese condado en 1987 y 1989.
Antes del juicio, Little, ya había amasado un largo historial de crímenes en diferentes estados de EU. En ese juicio, Little, fue declarado culpable y condenado a tres cadenas perpetuas.
Las investigaciones sobre su caso continuaron vinculándolo a nuevos crímenes hasta que el año pasado establecieron una entrevista con Little y le ofrecieron la posibilidad de cambiar de cárcel si les daba más información.
Tras recorrer la ciudad y el estado, Little les dijo la cantidad de personas que había matado en cada lugar. Al final, confesó un total de 90 asesinatos, de los cuales el FBI verificó 34.
Las víctimas de Little eran trabajadoras sexuales, personas drogadictas o mujeres trans cuyas muertes fueron declaradas como accidentes en su momento.
El exboxeador podía dar detalles precisos sobre cada asesinato, el lugar donde ocurrieron y el coche que conducía, sin embargo, no pudo recordar fechas específicas, lo que complica la identificación de las víctimas.
Los agentes continúan cuestionando a Little y recolectando dibujos de sus víctimas.