Estados Unidos

Recibió Trump tratamiento con esteroide dexametasona

Los médicos dijeron que el presidente tuvo 'fiebre alta' el viernes y un segundo incidente ayer en el que bajaron sus niveles de oxígeno

Associated Press

The New York Times

domingo, 04 octubre 2020 | 10:19

El equipo médico del presidente Trump reconoció haber entregado una descripción demasiado optimista de la enfermedad del presidente el sábado.

“No quería dar ninguna información que pudiera desviar el curso de la enfermedad en otra dirección, y al hacerlo, ya sabes, resultó que estábamos tratando de ocultar algo, lo cual no era necesariamente cierto”, dijo el Dr. Sean P. Conley, el médico de la Casa Blanca, dijo en una sesión informativa con los periodistas.

Los médicos dijeron que Trump tuvo "fiebre alta" el viernes y un segundo incidente ayer en el que bajaron sus niveles de oxígeno. No tenían claro si se le volvió a administrar oxígeno.

El Dr. Conley también dijo que al presidente también le habían dado el esteroide dexametasona el sábado.

Se ha demostrado que el medicamento ayuda a los pacientes que están gravemente enfermos con Covid-19, pero generalmente no se usa en casos leves o moderados de la enfermedad y, de hecho, podría ser dañino al principio del curso de la enfermedad, cuando los esteroides podrían atenuar la propia respuesta inmune del cuerpo.

El 2 de septiembre, la Organización Mundial de la Salud emitió pautas recomendando que el esteroide solo se administre a pacientes con "Covid-19 grave y crítico".

Un gran estudio realizado en Gran Bretaña sobre el fármaco encontró que la dexametasona ayudó a quienes habían estado enfermos durante más de una semana, reduciendo las muertes en un tercio entre los pacientes con ventiladores mecánicos y en un quinto entre los pacientes que recibieron oxígeno suplementario por otros medios.

No obstante, dijeron los médicos, Trump está mejor y proyectaron que podría ser dado de alta de regreso a la Casa Blanca desde el hospital el lunes. La sesión informativa se produjo un día después de una presentación desordenada y conflictiva de los médicos sobre si Trump tenía problemas médicos graves el viernes.