Estados Unidos

¿Qué es la Vigésima Quinta Enmienda y cómo funciona?

Tras los hechos ocurridos ayer en el Capitolio, aumenta la presión para que Trump sea despojado del poder

The New York Times

jueves, 07 enero 2021 | 21:54

Después que una violenta muchedumbre invadió el edificio del Capitolio este miércoles, está aumentado el llamado en el Congreso para que el presidente Trump sea despojado de su poder de acuerdo a Cláusula de Discapacidad de la Vigésima Quinta Enmienda.

Esa enmienda proporciona un proceso complejo y difícil para quitarle el poder a un presidente en funciones.

¿Qué es la Vigésima Quinta Enmienda?

La Vigésima Quinta Enmienda a la Constitución está diseñada primordialmente para aclarar el orden de sucesión presidencial. La primera de tres secciones se refieren a cuando un presidente renuncia, muere o se enferma o queda temporalmente incapacitado.

La cuarta sección proporciona un proceso de varios pasos para que el vicepresidente y una mayoría de funcionarios que encabezan las agencias ejecutivas --- comúnmente llamadas el gabinete --- declaren que el presidente “no puede tener el poder ni cumplir con los deberes de su puesto”. Ese proceso finalmente requiere la votación de las dos terceras partes de ambas Cámaras del Congreso.

¿Cómo surgió la Vigésima Quinta Enmienda?

Después del asesinato de John F. Kennedy en 1963, hubo cierta confusión acerca de a quién escoger como el nuevo vicepresidente después que Lyndon B. Johnson se convirtió en presidente. El Congreso la propuso formalmente en 1965 y forma parte de la Constitución después que 38 estados la ratificaron en 1967.

¿Cómo funcionaría actualmente si es invocada?

El primer paso sería que el vicepresidente Mike Pence y una mayoría del gabinete dieran una declaración por escrito al presidente a través del Senado, el senador Chuck Grassley, republicano por Iowa, y la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, demócrata por California, de que Trump “no puede tener el poder ni desempeñar sus deberes en ese puesto”. Eso despojaría de inmediato del poder a Trump y convertiría a Pence en el presidente interino.

Aunque Trump podría contestar de inmediato que está en condiciones de llevar a cabo sus deberes y eso le permitiría que reanude sus tareas, a menos que Pence y el gabinete envíen otra declaración a los líderes del Congreso dentro de cuatro días reafirmando sus inquietudes. El Congreso tendría que reunirse dentro de 48 horas y votar en un término de 21 días. Si las dos terceras partes de la Cámara y el Senado están de acuerdo en que Trump no puede seguir siendo el presidente, sería despojado de su puesto.