Pone EU trabas a migrantes

Han obstaculizado en los últimos años los permisos de residencia legal a jóvenes que fueron víctimas de abusos familiares

Reforma
jueves, 07 marzo 2019 | 11:57
Reforma

Washington— Desde que Donald Trump asumió la Presidencia de EU, los procesos para que jóvenes migrantes víctimas de abusos familiares puedan solicitar permisos especiales de asilo en el país se han visto obstaculizados por el incremento en el papeleo, dejando miles de procesos en un punto muerto.
El permiso especial solicitado por los jóvenes es el llamado Programa Especial para Inmigrantes Jóvenes (SIJ, en inglés).
La agencia Reuters informó que los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, en inglés) aumentaron en los últimos dos años las demandas de documentos a través de "solicitudes de evidencia" y avisos de intención de denegación", los cuales pueden frenar los procesos durante meses.
El SIJ permite a los migrantes menores de 21 años solicitar la residencia permanente en EU si un tribunal estatal determina que necesitan protección y que en caso de regresar a sus países de origen sufrirían inseguridad.
De acuerdo con Reuters, desde el 2010 se han aprobado 54 mil solicitudes de este tipo.
Durante el año fiscal 2016, antes de que Trump asumiera el cargo, el USCIS emitió 347 "solicitudes de evidencia", pero un año después, la agencia las incrementó a 4 mil 153.
Por otra parte, los "avisos de intención de denegación", una de las últimas oportunidades para enviar información adicional antes de que se rechace una petición, se duplicó entre 2016 y 2017 en 767 casos.
Mientras que las aprobaciones de SIJ se redujeron en un 60 por ciento durante el años fiscal 2018, en comparación con el año anterior.
Además, las denegaciones para el permiso crecieron un 88 por ciento, según datos federales.
Michael Barr, vocero de la USCIS, dijo que la agencia ha evaluado cada petición con detalle y por ello solicita evidencia adicional reduciendo "solicitudes frívolas".
La defensa de los jóvenes han recurrido al programa de protección especial como una vía para ofrecerles un camino al a residencia legal en EU, pero durante años, los críticos han visto el SIJ como "lagunas" que son demasiado permisivas y terminan fomentando una mayor migración.
Asimismo, los abogados aseguran que la Administración Trump está utilizando una puerta trasera para frenar el programa.
Aseguran que miles de solicitudes de evidencia adicional son muy técnicas.
En varios casos, los grupos de derechos de los migrantes en EU han demandado al Gobierno en los estados de California, Nueva York y Washington trabas que pedían documentos de un tribunal estatal.
El conflicto sobre el propósito del SIJ, creado en 1990 en respuesta a los niños extranjeros que quedaban sin hogar por situaciones de abandono o violencia familiar, se incrementó en la Administración de Obama.
El proceso de elegibilidad se amplió en 2008 bajo una ley contra el tráfico de personas en EU, incluyendo a niños abandonados por sus padres.
Desde entonces, las solicitudes se dispararon sumándose al incremento de menores no acompañados que cruzaban la frontera desde México, muchos provenientes de países violentos en Centroamérica.
El Gobierno recibió mil 646 solicitudes en el año fiscal 2010, pero en 2018 el número se disparó más de 13 veces.