Estados Unidos

Incrementa demanda de abortos en estados cercanos a Texas

Luego de que una ley que prohíbe la mayoría de las interrupciones de embarazo entró en vigor

The New York Times

domingo, 26 septiembre 2021 | 18:35

Nick Oxford / The New York Times | Samera, viajó desde su casa en Beaumont, Texas, a una clínica en Oklahoma

Oklahoma— Clínicas de aborto en entidades cercanas a Texas están registrando un alza en la demanda luego de que una ley que prohíbe la mayoría de las interrupciones de embarazo entró en vigor en ese estado, lo que ha llevado a muchas mujeres a explorar otras opciones.

Un martes reciente, el estacionamiento afuera de un pequeño edificio en Oklahoma City se estaba llenando rápidamente.

El recinto alberga una de las cuatro clínicas de aborto de Oklahoma, y al menos dos tercios de sus pacientes programadas ahora provienen de Texas.

Tantas, de hecho, que está tratando de contratar más miembros del personal y médicos para poder dar servicio.

La nueva ley en Texas prohíbe los abortos después de aproximadamente seis semanas, una etapa muy temprana del embarazo.

Tan pronto como la medida entró en vigencia este mes, las texanas comenzaron a viajar a otros lugares y Oklahoma, cerca de Dallas, se ha convertido en un destino importante.

"Teníamos todas las líneas (telefónicas) encendidas durante ocho horas seguidas", señaló Jennifer Reince, que trabaja en la recepción de la clínica Trust Women Oklahoma City, al describir la primera semana tras la implementación de la norma.

Los efectos de la nueva ley han sido profundos: las texanas con embarazos no deseados se han visto obligadas a tomar decisiones rápidamente y algunas han optado por viajar largas distancias para abortar.

A medida que las clínicas en los estados circundantes se llenan, se programan citas para fechas posteriores, lo que hace que los procedimientos sean más costosos, debido a que las semanas de gestación avanzan.

Marva Sadler, directora senior de servicios clínicos de Whole Woman's Health, que opera cuatro clínicas en Texas, indicó que cree que muchas pacientes no pueden organizar sus tiempos para viajar a otros estados.

"La mayoría de las mujeres están siendo condenadas a ser madres", lamentó.

La ley texana es el último de una serie de éxitos del movimiento antiaborto.

Samerah, quien solicitó que no se publicara su apellido, tenía sólo cinco semanas de embarazo cuando se recostó en una mesa de examen en Houston para hacerse una ecografía.

Era el 31 de agosto, el día antes de que la legislación entrara en vigor. Se había enterado en las noticias y sabía que prohibía los abortos después de que se detectaba actividad cardíaca.

Pero cuando el médico realizó el ultrasonido, no hubo sonido y le dijeron que regresara al día siguiente para su procedimiento.

Cuando volvió, el médico obtuvo un resultado diferente.

"Dijo: 'Respira hondo, todo lo que oyes es un latido del corazón'", contó Samerah, de 22 años.

"Sólo lloré y lloré y lloré".

Samerah caminó hacia el pasillo y vio a otras mujeres allí también.

"Todas estábamos llorando como, '¿Qué vamos a hacer?'".

La respuesta para muchas mujeres en su posición ha sido correr para abortar en un estado diferente.

Alrededor de la mitad de los pacientes de Hope Medical Group for Women en Shreveport, Luisiana, ahora son de Texas, en comparación con una quinta parte antes de la ley.

En Little Rock Family Planning Services, en Arkansas, las pacientes de Texas representan el 19 por ciento del número de casos actuales, en comparación con menos del 2 por ciento en agosto.

Oklahoma no requiere dos viajes a una clínica para abortar en la mayoría de los casos, por lo que ha sido una opción más común.

Trust Women tuvo 11 pacientes de Texas en agosto y ahora suma 110 en lo que va de septiembre.

Sarah, quien trabaja en una empresa de techado, descubrió que tenía 13 semanas de embarazo el 23 de agosto. Pero luego la ley entró en vigencia y corrió para buscar una clínica en otro estado.

"Ha sido una lucha arreglar esto, especialmente porque se me acabó el tiempo tan rápido", manifestó Sarah, de 21 años, quien pidió que no se publicara su apellido para proteger su privacidad.

Finalmente, tuvo suaborto en la clínica de Oklahoma City el 20 de septiembre.

Tuvo que posponer el pago de un automóvil para cubrir su parte del cargo de 1 mil 550.

Sarah nunca había estado embarazada antes, pero dijo que sabía que su decisión era correcta. Aun así, fue difícil.

En las semanas que esperó su cita, apuntó que fue imposible no pensar en lo que estaba creciendo dentro de ella.

"Es difícil no tener el instinto de querer formar un vínculo con él", reconoció Sarah.

La situación en Texas puede ser temporal. Una audiencia este viernes dará a los oponentes de la ley otra oportunidad de convencer a un juez de que la suspenda.

Pero se avecinan otras restricciones. En Oklahoma, hay cinco, incluida una ley que requiere que los proveedores de servicios de aborto sean obstetras certificados por la junta.

Si entra en vigencia según lo programado para el 1 de noviembre, cuatro de los ocho médicos con licencia para trabajar en Trust Women ya no podrían hacerlo.

close
search