Estados Unidos

Error de cálculo en inflación complica agenda de Biden

Los principales economistas del presidente sobreestimaron la rapidez con la que los estadounidenses comenzarían a gastar dinero

The New York Times

miércoles, 24 noviembre 2021 | 13:15

The New York Times

Nueva York.- Los principales economistas del presidente Biden se han preocupado desde el comienzo de su administración de que el aumento de la inflación podría paralizar la recuperación de la economía de la recesión, junto con su presidencia. La primavera pasada, los asesores de Biden cometieron un error de pronóstico que ayudó a convertir sus temores en realidad.

Los funcionarios de la administración sobreestimaron la rapidez con la que los estadounidenses comenzarían a gastar dinero en restaurantes y parques temáticos, y subestimaron la cantidad de personas que querían comprar autos y sofás nuevos.

Los asesores de Biden, junto con economistas y algunos científicos, creían que la disponibilidad generalizada de las vacunas contra el coronavirus aceleraría el regreso a la vida prepandémica, una en la que la gente cenaba y llenaba habitaciones de hotel para conferencias, bodas y otros eventos en persona.

En cambio, la aparición de la variante Delta del virus durante el verano y el otoño frenó ese regreso a la normalidad. Los estadounidenses se quedaron en casa, donde continuaron comprando productos en línea, lo que tensó las cadenas de suministro globales y elevó el precio de casi todo en la economía.

"Debido a la fortaleza de nuestra recuperación económica, las familias estadounidenses han podido comprar más productos", dijo Biden este mes en el puerto de Baltimore. “Pero ¿adivinen qué? No van a salir a cenar ni a almorzar ni a los bares locales por culpa del Covid. Entonces, ¿qué están haciendo? Se quedan en casa, hacen pedidos en línea y compran productos".

Ese punto de vista es lo más parecido que ha ofrecido la administración a una explicación de por qué la Casa Blanca se sorprendió por el tamaño y la durabilidad de un aumento de precios que ha perjudicado las cifras de las encuestas de Biden y ha puesto en peligro parte de su agenda económica en el Congreso. Desde la perspectiva de la administración, el problema no es que haya demasiado dinero dando vueltas, como insisten los republicanos y algunos economistas, sino que los consumidores están gastando una cantidad inesperadamente grande de ese dinero en un conjunto limitado de cosas para comprar.

close
search